El Estado neoliberal, entre la ruina y la desaparición

26. noviembre 2010 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

banda_seccion_editorial

La ruina económica o la desaparición son las dos alternativas entre las que pueden elegir los Estados en el marco de una economía neoliberal. De hecho, todas las medidas de ajuste impuestas por los Mercados conducen inexorablemente hacia estos desenlaces.

 

Un claro ejemplo lo pudimos conocer ayer cuando el Ministerio español de Sanidad, Política Social e Igualdad hizo público el dato de que en octubre de 2010 España había reducido casi un 10% su gasto farmacéutico respecto al mismo mes del año anterior.

 

Lo que en principio podría presentarse como un triunfo de las políticas de austeridad impulsadas por las Administraciones Públicas españolas y europeas, tiene un trasfondo inquietante. Si las multinacionales farmacéuticas ven reducidos sus ingresos, automáticamente reducirán gastos laborales, ya que en una economía de mercado como la actual, absolutamente libre y con un despido casi gratuito, el beneficio empresarial tiende a permanecer constante.

 

La cuestión es qué ocurrirá con esos nuevos desempleados. En principio, es el Estado el encargado de garantizarles una prestación por desempleo, incrementando el gasto público en una cantidad muy superior a la que previamente se ha ahorrado con la reducción del gasto farmacéutico. A la transformación de un salario procedente del sector privado en un subsidio pagado con dinero público, le sigue otra cuestión: ¿qué ocurre cuando la prestación se acaba?

 

La marginalidad o, al menos, la drástica reducción del nivel de vida familiar no son las mejores condiciones para potenciar la demanda interna, por lo que el Estado ingresará menos dinero procedente de los impuestos (directos o indirectos) relacionados con la actividad económica, abocándose hacia una progresiva parálisis presupuestaria previa a su defunción institucional.

 

La realidad nos dice que cualquier medida económica que activen los Estados, ya sea acertada o equivocada desde el punto de vista de la doctrina neoliberal, acaba volviéndose en su contra a largo plazo.

 

Comentarios cerrados