El FMI y sus estúpidas recetas

5. agosto 2013 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

España sigue siendo para el dios Mercado un laboratorio de investigación plagado de gobernantes genuflexos, de grandes empresarios sin escrúpulos y de ciudadanos pasivos. Sólo este caldo de cultivo resulta propicio para que, en medio de una crisis económica generada por la debilidad del consumo interno, venga la institución dirigida por doña Christine Lagarde y diga que es preciso bajar un 10% los salarios.

Cualquier gobierno inteligente de cualquier país civilizado le hubiera hecho un ostentoso corte de mangas al FMI ante semejante estupidez. Sin embargo, el ministro José Manuel Soria se apresuró el pasado sábado a anunciar nuevos “retoques” en una reforma laboral que sólo sirve para generar empleo precario, sin derechos, y casi sin salario.

El resultado de todo este despropósito es previsible: las grandes cadenas internacionales de comercio y servicios poco a poco irán abandonando España ante la aplastante realidad de un mercado de 47 millones de personas con escaso poder adquisitivo. Los pequeños comerciantes y empresarios de nuestro país irán a la quiebra uno detrás de otro por la misma razón. De la combinación de las dos circunstancias anteriores surgirá un incremento del desempleo y, por lo tanto, una contracción de nuestro Producto Interior Bruto.

En Economía se puede hacer caso a las cifras (alguna de las cuales señala, por ejemplo, que el paro en el sector servicios se incrementó un 0,69% en Aragón durante el pasado mes de julio), o se puede obedecer a un oráculo cuya única misión consiste en hacer más ricos a los que ya son muy ricos, a costa de pisar las cabezas y las economías familiares que sea necesario pisar.

 

Tags: , , , , ,

Comentarios cerrados