El mapa del ruido y otras cosas de sentido común

12. febrero 2010 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

banda_seccion_editorial

El Justicia de Aragón y todo aquel que tenga dos dedos de frente han caído en la cuenta de que el Ayuntamiento de Zaragoza no debería haber recalificado para usos residenciales los terrenos de Valdespartera y Arcosur, ignorando las graves afecciones acústicas que iban a sufrir sus habitantes por la cercanía al Aeropuerto de Zaragoza.

 

Más allá de la maraña legal, institucional y técnica en cuanto a competencias, transposición de directivas comunitarias, o niveles de ruido 40 NEF y huellas de ruido LEQ (60 dBa), lo cierto es que los vecinos de los barrios de Montecanal, Rosales del Canal y Valdespartera, o los futuros habitantes de Arcosur están condenados a padecer las consecuencias de una ordenación urbana inadecuada, que ha despreciado sus derechos ciudadanos en beneficio de inconfesables intereses económicos.

 

Particularmente patético es el caso de Arcosur, una mini–ciudad que nunca debió planificarse por su cercanía al aeropuerto, y cuya única razón de ser es un pacto especulativo por el cual el Ayuntamiento de Zaragoza vendió los suelos de Arcosur a Ibercaja a cambio de que esta entidad financiera le aportase el dinero para comprar el meandro de Ranillas con el fin de construir allí la exposición internacional de 2008.

 

Al menos en este caso, los futuros vecinos de Arcosur aún están a tiempo de renunciar a una vida marcada por el riesgo permanente de que un avión aterrice de repente en su dormitorio, y por las dificultades para conciliar el sueño a causa del ruido producido por las aeronaves.

4 Comments to “El mapa del ruido y otras cosas de sentido común”

  1. Dani dice:

    Los vecinos ya sabían donde iban, que no hace falta ser un lumbreras para saber lo que les iba a pasar allí. Pero claro, estamos hablando de viviendas de protección oficial, que ya que te toca, no vas a denegarla por ese motivo.

    Y es que el problema en esta tierra está en que los que ordenan el territorio, y gobiernan, no son los políticos, que simplemente son los brazos ejecutores, son los constructores e Ibercaja, a los únicos a los que les ha salido rentable la Expo, a los únicos a los que les va bien que se mantenga la quimera de las olimpiadas (construirán las 3 villas olímpicas y los miles de viviendas que pretenden, y ya estará todo).

    La gente se queja mucho, pero luego no se da cuenta o no es capaz de darse cuenta de qué hay que hacer para solucionar el problema. Estamos en medio de una crisis salvaje, financiera y aquí, además, de la construcción, y sin embargo los políticos sólo nos bombardean con el nuevo campo de fútbol, las olimpiadas (tapadera para construir y construir), la ampliación de Cerler,… Lo malo es que hay mucho aragonés ignorante, que no tendrá trabajo o no llegará a fin de mes, pero si le hacen un nuevo campo de fútbol para ver al Zaragoza o le dicen que va a haber Olimpiadas en el Pirineo Aragonés, pareced que todo lo demás no importa.

    PSOE, PP y PAR están dilapidando el futuro de Aragón, y los aragoneses encima, les seguimos votando. Hay más opciones, de centro, de izquierda, de derechas,… pero, por favor, démosles de una vez un buen escarmiento electoral para que se den cuenta de que esta vorágine constructiva no nos lleva a nada!

  2. Luis dice:

    Zaragoza tene el privilegio de disponer de terrenos en todas direcciones. Hubiera sido mas coherente cambiar las hubicaciones; hacer el campo de futbol donde se edifica Arcosur y, las edificaciones donde se proyecta hacer el campo de futbol, mas próximas al centro de la ciudad para los ciudadanos y, el campo de futbol en Arcosur con mas terreno para aparcaniento de vehiculos y, con el tranvía, prolongado desde Valdespartera dando un buen servició al público de a pie. Los políticos piensan con los pies mirando a los ciudadanos y con la cabeza mirando mirando los ingresos.

  3. Bueno, bueno, aquí se esta exagerando un poco-bastante, eso de «riesgo permanente» de que te aterrice un boeing de ryanair en el salón de tu casa tiene solo una parte de verdad, nosotros viviremos bajo un pasillo aereo y científicamente hablando tenemos más probabilidad de que nos caiga un avión que a los que viven en el actur, pero sepan que la probabilidad de que caiga un avión es de 0,0000045% y si le sumamos que caiga encima de un edificio pues imaginate.

    http://es.answers.yahoo.com/question/index?qid=20081130151555AAUP6by

    Además vamos a vivir en una VPO no en el WTC…

    Por lo de «conciliar el sueño» el tráfico aereo por la noche disminuye bastante, lo que realmente molesta son los aviones militares, hay que decir que el Sr. Labordeta cuando estubo en el congreso de los Diputados en el año 2005 sacó adelante una propuesta para utilizar la pista sur del aeropuerto de Zaragoza y aliviar las molestias de los futuros vecinos, esta pista está alejada 4 km de las utilizadas.
    También hay que decir que no hay partida presupuestaria ni na de na para llevar esta propuesta acabo.

    Talueeeeeeeee.

  4. pilar dice:

    También me he preguntado muchas veces cómo siendo Zaragoza la ciudad de España con mejores posibilidades de crecimiento(anda que no hay planicie!), ha planificado tan mal.
    Decis que los del Valdespartera cómo les tocó una VPO , pues tenían que coger imperiosamente el pisito…. Como cuando te regalan unos zapatos del número 35 y tú calzas el 40, pero te los pones proque te los han regalao.
    ¿con 20.000 viviendas vacías de verdad estás obligado a irte a Valdespartera?
    Yo pienso que uno es libre de elegir o no el «regalo».
    En cuanto a que los futuros vecinos de Arcosur aun están a tiempo, ya ha contestado el comentario 3 al que le aconsejo se dé una vuelta por el foro de los vecinos de Valdespartera y su hilo sobre el ruido, que luego vienen los llantos y el crujir de dientes.
    Al «arquero» le digo que creo que no se habla de que caiga un avión en su cocina, sino de que no pueda escuchar el final del capitulo de «los hombres dePAco» los miércoles, La Noria los sábados, DEC los viernes y La Jornada los domingos, como se quejaba un vecino de Valdespartera.