El nuevo tripartito zaragozano

23. octubre 2015 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Si hay una palabra arrojadiza que el PP utilizó a menudo contra el gobierno municipal anterior, esa fue “tripartito”. Con ella hacía referencia a los acuerdos entre PSOE, CHA e IU que posibilitaron la gobernabilidad de la ciudad durante la pasada legislatura. Pues bien, desde ayer, el PP forma parte de un nuevo tripartito mayoritario en el Consistorio, que se ha fijado la tarea de acosar y derribar al gobierno en minoría de Zaragoza En Común.

Además del PP, en este tripartito también se encuentran el PSOE y Ciudadanos, una tríada a la que vamos a ver actuar a menudo durante los próximos años, siempre en defensa del actual statu quo.

En esta ocasión, se trataba de echar por tierra una propuesta de ordenanzas fiscales que apuraba al máximo los pocos resquicios que el municipalismo reserva para la progresividad fiscal. Subir el IBI a los grandes centros comerciales de la ciudad era algo inaceptable para PP, PSOE y Ciudadanos. Lo del PP y Ciudadanos es perfectamente comprensible: son la derecha política y preservan los intereses de la derecha económica.

Lo del PSOE tampoco es difícil de entender: en los grandes temas de política económica, el Partido Socialista Obrero Español lleva cuarenta años cayendo del mismo lado, concretamente, del lado derecho. Esta realidad incuestionable, avalada por medidas que van desde la reconversión industrial de Felipe González hasta la reforma laboral de ZP, pasando por innumerables privatizaciones y desregulaciones, se ve complementada en Zaragoza por dos circunstancias adicionales.

En primer lugar, el resquemor por un resultado electoral en el que los socialistas se vieron superados por Zaragoza en Común, tanto en votos como en escaños; y en segundo lugar, el ferviente deseo de Carlos Pérez Anadón por ser alcalde de Zaragoza, un cargo que considera que le fue hurtado durante doce años por un paracaidista llamado Belloch, y que ahora, cuando llegaba “su gran noche”, le fue arrebatado por un recién llegado a la política llamado Santisteve.

Cierto es que pocos días después de las elecciones municipales, y pocos meses antes de las generales, Pérez Anadón rechazó el caramelo envenenado que el PP le ofreció para investirlo como alcalde, en detrimento de Zaragoza en Común; pero no es menos cierto que hasta este momento, el PP y el PSOE se han puesto de acuerdo contra la progresividad fiscal en los presupuestos 2016, contra el cambio de nombre del Pabellón Príncipe Felipe, y contra la introducción del laicismo en el protocolo del Ayuntamiento.

De seguir esta tendencia, el gobierno municipal de Zaragoza en Común, primera fuerza de la izquierda en la capital aragonesa, tiene muy pocas posibilidades de acabar la legislatura.

En todo caso, el PSOE de Pérez Anadón, que a base de incoherencias políticas ha conseguido descender al estatus de partido bisagra, debe decidir si durante los próximos tres años y medio desea estar con la izquierda o con la derecha.

 

Tags: , , , , ,

Comentarios cerrados