El obispo antisistema

31. mayo 2016 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

La Candidatura d’Unitat Popular de Cataluña (CUP) propone desobedecer las leyes del Estado español, por considerar que oprimen a su comunidad autónoma. A este respecto, el ministro del Interior Jorge Fernández Díaz (tan conocido por su cargo como por su afición a condecorar Vírgenes con medallas de la Policía) declaraba el pasado domingo que “no es normal que los antisistema estén en el sistema”.

Ese mismo domingo, el cardenal y arzobispo católico de Valencia, Antonio Cañizares, decía que “no hay que obedecer” las leyes del Estado relacionadas con “la ideología de género”, que según él, es la “más insidiosa y destructora de la humanidad, de toda la historia” y que “tratan de imponernos los poderes mundiales más o menos solapadamente con legislaciones inicuas”.

Sin embargo, el ministro español del Interior no ha criticado estas declaraciones del arzobispo valenciano.

Al menos, las palabras de Cañizares han servido para liberar eclesiásticamente al comunismo del sambenito de ser “la ideología más insidiosa y destructora de la historia”.

Lo cierto es que el arzobispo de Valencia carece de la capacidad mental necesaria para comprender aquello sobre lo que habla. Como le ocurre a cualquier fundamentalista religioso, la ignorancia de Cañizares le impide ver que eso que llama “ideología de género” no es más que una forma de hacer realidad dos principios fundamentales de la Declaración Universal de los Derechos Humanos: la libertad y la igualdad.

Tras su vergonzosa homilía del domingo, el arzobispo Cañizares no sólo se ha convertido en un “antisistema”, sino también en una especie de hereje que va en contra del mismísimo Papa, representante de Cristo en la Tierra, según la tradición católica. Cabe recordar que hace casi tres años, Francisco decía en Brasil que “la convivencia pacífica entre las diferentes religiones se ve beneficiada por la laicidad del Estado, que, sin asumir como propia ninguna posición confesional, respeta y valora la presencia del factor religioso en la sociedad”.

Un punto de vista reafirmado hace dos semanas por Francisco, que en una entrevista concedida al diario francés La Croix, decía que “un Estado debe ser laico. Los estados confesionales terminan mal. Esto va contra la Historia”. Sin embargo, Cañizares pretende que el Estado español legisle al dictado de la Iglesia católica, tal y como ha sucedido casi siempre en este país.

Así pues, sólo quedan por saber tres cosas: cuándo Cañizares va a dejar de decir estupideces, cuándo va a criticar el ministro Fernández Díaz las estupideces antisistema de Cañizares, y cuándo va a relevar el Papa al arzobispo Cañizares por sus posiciones heréticas respecto a la postura oficial de la Iglesia acerca de sus relaciones con los Estados.

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados