El “pacto antiyihadista” como arma electoral

17. noviembre 2015 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

La realidad demuestra que cuando los gobernantes no tienen ni idea de cómo atajar un problema, firman un acuerdo con la oposición para que dé la impresión de que unos y otros hacen algo, mientras lo único que hacen es taparse mutuamente sus carencias. La lucha contra el cambio climático podría dar fe de ello.

A primera vista, no parece necesario firmar en España un “pacto antiyihadista”, si tenemos en cuenta que todo el mundo está en contra del terrorismo yihadista. A pesar de eso, PP y PSOE firmaron en enero de 2015 el pomposamente llamado “Acuerdo para afianzar la unidad en defensa de las libertades y en la lucha contra el terrorismo” (“pacto antiyihadista”), cuya denominación oficial se parece demasiado a aquel otro “Acuerdo por las libertades y contra el terrorismo” (“pacto antiterrorista”) suscrito por esos mismos partidos en diciembre de 2000.

De hecho, el único acuerdo antiterrorista realmente útil fue el Pacto de Ajuria Enea (“Acuerdo para la normalización y pacificación de Euskadi”), firmado en enero de 1988 por AP, PSOE, CDS, PNV, EE y EA, cuando el terrorismo etarra todavía gozaba de cierto nivel de justificación entre los votantes y simpatizantes de los partidos vascos que lo suscribieron.

A pesar de su inutilidad como instrumento, Ciudadanos ha aprovechado la conmoción por la masacre de París para pedir su adhesión al “pacto antiyihadista”, mientras su propagandístico líder afeaba ayer la actitud a los partidos que no quisieran sumarse al mismo.

Es la utilización como arma electoral arrojadiza de un elemento tan innecesario como ineficaz. Los que ayudaron a hacer del mundo un lugar más inseguro invadiendo Iraq o prestando apoyo aéreo a los yihadistas libios, tienen ahora la desvergüenza de criticar a quienes no se suman a “su” pacto antiyihadista.

La lucha contra el yihadismo no necesita un “pacto” en España, sino una gran coalición internacional que se dedique a llevar adelante algunas cuestiones como las que ayer apuntábamos en este mismo espacio, es decir, “ahogar todas sus fuentes de financiación” y “aplicar soluciones militares a los problemas militares (por ejemplo, la expansión territorial del Estado Islámico en buena parte de Siria e Iraq), y dar respuestas policiales a los problemas terroristas (por ejemplo, los atentados del viernes en París)”.

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados