El pacto de la nada, segunda parte

29. agosto 2016 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Hace algunos días, nos preguntábamos en este mismo espacio si Rajoy cree que los españoles somos tontos. Al parecer, Albert Rivera podría ser de esta misma opinión, como demuestran los “150 compromisos para mejorar España”, que Ciudadanos acaba de suscribir con el Partido Popular.

Si hace seis meses calificábamos el acuerdo de investidura entre PSOE y Ciudadanos como “el pacto de la nada”, no cabe duda de que lo firmado ahora entre el PP y Ciudadanos es “el pacto de la nada”, segunda parte. Una simple declaración de intenciones sirve para disfrazar el deseado voto favorable del partido naranja a la investidura de Rajoy.

De hecho, los que han sido presentados como puntos estrella de este pacto, necesitan una reforma constitucional que pasa, necesariamente, por el apoyo del PSOE. No es posible acabar con los aforamientos, ni suprimir las Diputaciones Provinciales, ni despolitizar el Consejo General del Poder Judicial, ni reformar el sistema electoral, ni echar a los políticos “investigados” de los cargos públicos que ocupan, sin reformar la Constitución.

Fue el propio Albert Rivera, el que, sin pretenderlo, demostró ayer la perfecta inutilidad de los “150 compromisos para mejorar España”, al decir que “cien de las ciento cincuenta medidas de este acuerdo, ya estaban en el acuerdo que suscribimos en febrero con el PSOE” ¿Por qué, entonces, no se sumó el PP a aquel pacto entre socialistas y naranjas? Pues por las mismas razones que el PSOE no se va a sumar al reciente pacto entre populares y naranjas: porque es un simple brindis al sol cargado de tacticismo partidista.

Los resultados electorales del 20-D y del 26-J marcaban un momento idóneo para que los cinco grandes partidos de ámbito estatal se reunieran en torno a una mesa con dos elementos en sus carteras: humildad e intención de detectar los fallos del sistema político del país tras 38 años de vigencia de la Constitución.

Era el momento de dialogar para reforzar, sin apriorismos ni ideas preconcebidas, la democracia, la igualdad, el progreso socioeconómico y el Estado del Bienestar. Era el momento de los grandes políticos, pero ya sabemos que el neoliberalismo no quiere grandes políticos, sino malos gestores.

Por todo ello acaban de presentarse en sociedad estos “150 compromisos para mejorar España”. Por todo ello, la sesión de investidura que comienza mañana en el Congreso será un nuevo minué institucional, en el que cada interviniente sólo bailará consigo mismo.

 

Tags: , , , , , ,

Comentarios cerrados