El peligro italiano

22. julio 2014 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

El austericidio promulgado por la caterva neoliberal que gobierna Europa está comenzando a dar sus frutos. Según los últimos datos de la Oficina Estadística de la UE (Eurostat), la deuda pública ya se eleva al 93,9% del PIB en el seno de la Eurozona y al 88,0% en el conjunto de la UE. Y lo hace después de un cuatrienio de drásticos recortes presupuestarios que en los casos más salvajes han dejado sin sanidad pública a los griegos, y que en general, han deteriorado de forma notable las condiciones de vida de los trabajadores europeos.

En el caso español, con más del 25% de desempleo y una de las mayores tasas de precariedad laboral y salarial de la Unión Europea, la deuda pública se sitúa en el 96,8% del PIB, casi tres puntos por encima de la media comunitaria. También resulta interesante el hecho de que Grecia, el país de la UE que ha sufrido los recortes presupuestarios más severos e inhumanos, sea hoy también el que presenta la ratio de endeudamiento público más elevada de la Unión (174,1%).

Sin embargo, el mayor peligro para la economía europea no está en España ni en Grecia, sino en Italia, con una deuda pública del 135,6% del Producto Interior Bruto del país.

A pesar de los demagógicos mensajes que apuntan a la necesidad de recortar aún más la deuda de los Estados de la UE incrementando el estrangulamiento sobre sus presupuestos nacionales, lo matemáticamente cierto es que esta situación no se debe a que los Estados gasten mucho, sino a que ingresan muy poco, bien por mantener unos modelos fiscales escasamente progresivos, bien por haber paralizado sus economías a base de recortes, bien por ambas razones.

De este modo, el castillo de naipes que los neoliberales han intentado construir en Europa sobre la base de sus dogmas y creencias, puede estar empezando a desmoronarse. Teniendo en cuenta que no hay dinero suficiente en la UE para rescatar a la economía italiana, si ésta colapsa, el euro morirá y los acreedores de la UE caerán sobre su presa exigiendo el pago de la deuda. El Viejo Continente regresará a la situación de pobreza generalizada que padeció hace cien años, mientras los detentadores de las grandes fortunas emigran hacia paraísos más cálidos.

Y todo ello, gracias a las recetas neoliberales propagadas durante las últimas décadas por determinados fanáticos de un sistema económico esencialmente insostenible y radicalmente injusto.

 

Tags: , , ,

Comentarios cerrados