El positivo de Frank Schleck

18. julio 2012 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

El mundo del ciclismo profesional ha vuelto a verse salpicado por un nuevo caso de dopaje que empaña, más si cabe, el buen nombre de este deporte. En esta ocasión ha sido el luxemburgués Frank Schleck el corredor que portaba en su cuerpo sustancias prohibidas durante el Tour de Francia 2012.

Resulta inconcebible que un deportista se dope para mejorar sus resultados, pero lo es más todavía si esa adulteración se produce en la que es posiblemente la disciplina deportiva más vigilada del planeta ¿Qué pretenden quienes se dopan o quienes inducen a que otros se dopen de forma consciente o inconsciente?

Es difícil atribuir responsabilidades. Lo que está claro es que el continuo intento de mejorar marcas, de subir más rápido o de aguantar más horas al máximo nivel sobre una bicicleta, quebranta demasiado a menudo una línea roja que debería ser infranqueable para los deportistas, para los entrenadores, para los médicos deportivos y para los patrocinadores publicitarios de los equipos.

El triunfo no debe producirse a cualquier precio y sobre cualquier otra consideración. La alternativa a esta máxima es la progresiva destrucción de un noble deporte que cada día pierde credibilidad y seguidores.

 

Tags: , , , , , ,

Comentarios cerrados