El privatizador que desprivatice

24. junio 2013 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

En una brillante operación propagandística, Rubalcaba sorprendió ayer a la opinión pública menos informada afirmando que, en el terreno sanitario, “lo que ahora se privatiza, se desprivatizará cuando gobernemos”. Con ello pretendía escenificar un alejamiento ideológico del PP para dar a entender que PP y PSOE no son iguales, como cada más gente piensa. El secretario general del Partido Socialista Obrero Español llegó incluso a afirmar que no hay que ser  “pardillos” porque este símil “hace más daño al PSOE”, y además, “hay que demostrarlo poniendo ideas encima de la mesa”.

La opinión pública más informada “no pone ideas encima de la mesa” para demostrar las afinidades existentes entre la política del PP y la del PSOE, sino que conoce hechos como la Ley 15/1997 sobre habilitación de nuevas formas de gestión del Sistema Nacional de Salud. Esta norma, que se debatió durante diez meses en las Cortes Generales para convalidar el Real Decreto–Ley 10/1996 del gobierno de Aznar, dice en su Artículo Único: “la prestación y gestión de los servicios sanitarios y sociosanitarios podrá llevarse a cabo, además de con los medios propios, mediante acuerdos, convenios o contratas con personas o entidades públicas o privadas, en los términos previstos en la Ley General de Sanidad”.

Había comenzado la privatización de la sanidad pública española, con los votos a favor del PP, CiU, PNV, Coalición Canaria,… y del PSOE. Resulta revelador que en aquel debate parlamentario, la representante socialista Ángeles Amador (que había ejercido como ministra del ramo con Felipe González entre 1993 y 1996) dijera que “lo único que se privatiza es la organización de los servicios y centros, pero sin cambio de titularidad” (Diario de sesiones nº 73, de 10 de abril de 1997, pág. 3593 y 3594). Pírrica victoria la de un PSOE que prestaba su voto favorable para conseguir algo que ya viene garantizado por la Constitución Española, cuyo artículo 43.2 dice que “compete a los poderes públicos organizar y tutelar la salud pública a través de medidas preventivas y de las prestaciones y servicios necesarios”.

¿Por qué en 1997 el PSOE apoyó la privatización de la gestión de los centros sanitarios públicos? ¿Por qué en 2013 intenta desmarcarse de lo que fue en aquel momento su voto favorable a uno de los mayores ataques contra el Estado del Bienestar que se han vivido en este país? ¿Por qué el gobierno de ZP no derogó la Ley 15/1997, a la vista de los estragos que estaba comenzando a producir en la Comunidad de Madrid?

El apoyo del PSOE a la idea de introducir el ánimo de lucro en la prestación de un servicio público esencial, lleva a pensar que la “desprivatización” de “lo privatizado” pasa necesariamente por otras siglas distintas a las de un partido que no conoce las palabras “autocrítica” ni “perdón”.


Tags: , , , , , ,

Comentarios cerrados