El PSOE, entre la alternancia y la alternativa

12. diciembre 2012 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

El diccionario de la RAE define “alternancia” como la acción de “hacer o decir algo o desempeñar un cargo por turno”. También afirma que “alternativa” como la “opción entre dos o más cosas” que, por definición, han de ser esencialmente diferentes.

El que hoy ejerce como principal partido de la oposición en España se debate entre estos dos conceptos. Una parte de la dirigencia del PSOE (seguramente cegada por la gestión institucional) se limita a plantear un “quítate tú para ponerme yo” basado en ingeniosos argumentos electoralistas paridos por los aparatos de propaganda del partido o por agencias externas de comunicación e imagen.

Otra parte pretende que se abra un verdadero debate ideológico acerca de la actual situación socioeconómica mundial, de los desafíos que ésta plantea al ideario socialdemócrata, y de la respuesta institucional efectiva que los partidos socialistas están dispuestos a dar frente a la barbarie del capitalismo salvaje en la que estamos instalados.

En este sentido, y desde un punto de vista meramente ciudadano, resulta reconfortante escuchar conferencias como la que ayer ofreció en Madrid el senador y alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch. Durante su alocución, Belloch renegó de la reforma constitucional pactada por PSOE y PP a finales de la anterior legislatura, y realizó un análisis sobre las causas y consecuencias de la actual crisis económica que bien podría ser suscrito por cualquier activista del 15–M.

Para acabar, Belloch propuso un decálogo del que formaban parte propuestas como establecer un nuevo modelo de cooperación social, reforzar el principio de igualdad económica, realizar una reforma institucional para acercar el poder a la ciudadanía, devolver la racionalidad a la política, o mirar hacia Iberoamérica para tomar nota de los planteamientos socialdemócratas que allí se están impulsando desde las instituciones para combatir la pobreza y la desigualdad social.

Reflexiones muy interesantes todas ellas viniendo de alguien que tiene la capacidad para adecuar sus acciones institucionales a su discurso, al estar ejerciendo actualmente como gobernante de la quinta ciudad del país. Descartar, por ejemplo, una subida de las tarifas del transporte urbano en una ciudad donde la inmensa mayoría de sus habitantes sufren una alarmante y progresiva pérdida de poder adquisitivo, sería una acción institucional coherente con el discurso ofrecido ayer en el Hotel Ritz de Madrid.

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados