El sol brilla, el empleo crece

5. junio 2013 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

“¿Les oiremos repetir que el paro ha bajado en el mes de abril y que es el inicio del final de la crisis?” “El paro baja en abril y bajará en mayo y en junio, eso ya lo sabemos todos. Igual que los días son más largos, las temperaturas más altas y el sol brilla más. Eso se llama estacionalidad, y no tiene nada que ver con lo que hacen ustedes. Lo que no es estacional es su incompetencia, la incompetencia del Gobierno”. Las frases con las que hoy comenzamos nuestro editorial (y que bien podrían aplicarse al momento actual) no han sido redactadas por el equipo que cada día hace posible un nuevo número de CRÓNICA DE ARAGÓN. Han sido extraídas del Diario de Sesiones del Congreso de los Diputados, y pertenecen al discurso pronunciado por Soraya Sáenz de Santamaría el 4 de mayo de 2011, durante ese rifirrafe semanal entre los dos partidos mayoritarios a los que algunos suelen denominar “Sesión de control al Gobierno”.

Sáenz de Santamaría se dedicaba entonces a ejercer como portavoz del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso de los Diputados, y ocasionalmente, como modelo de boudoir. Aquel día en el Hemiciclo, su ingenio se destapó a la hora de analizar un buen dato estadístico sobre el paro registrado durante el mes de abril. “Cuando diga usted eso de que el paro bajará, bajará y se creará empleo, empleo, empleo, se lo dice a la señora Salgado y al señor Campa, porque son sus previsiones a la baja las que le desmienten a usted directamente”, le espetó Soraya a Alfredo Pérez Rubalcaba, que en aquel momento era el vicepresidente primero del Gobierno.

Afortunadamente, las hemerotecas y los boletines oficiales lo aguantan todo. Da igual el tiempo que pase: ahí están las palabras, negro sobre blanco, para avergonzar tiempo después a quienes las han pronunciado. Este segundo entrecomillado de Soraya Sáenz de Santamaría es especialmente adecuado para contextualizar la valoración sobre los datos del paro registrado que ayer ofreció el presidente del Gobierno. Según Rajoy, “esto me reafirma en que la política económica que se ha llevado a cabo, aunque ha sido dura y difícil, es la adecuada”.

Aplicando al actual gobierno el consejo que ofreció Sáenz de Santamaría a Rubalcaba en mayo de 2011, Rajoy tendría que ir ahora corriendo a decirles esto a De Guindos y a Montoro, ya que sus últimas previsiones macroeconómicas, difundidas el pasado 26 de abril, indican que al final de la legislatura la tasa de paro será tres puntos superior a la que había al inicio, y que durante los cuatro años de gobierno popular no se creará empleo, sino que se destruirán aproximadamente 1.300.000 puestos de trabajo más (ver tabla elaborada por el Gobierno).

Así pues, los datos reales desmontan el discurso de Rajoy, del mismo modo que aquel 4 de mayo de 2011 desmontaron el discurso de Rubalcaba, cuya respuesta a Sáenz de Santamaría fue la siguiente: “Le decía que hemos tomado medidas —lo sabe usted perfectamente—, que la credibilidad del Gobierno la ratifican el apoyo que esas medidas han tenido en el Fondo Monetario Internacional, en la OCDE, en la propia Unión Europea y en el Banco Central. Son medidas que tratan de estimular el crecimiento de la economía y de crear empleo. Le he dicho —el presidente del Gobierno también— muchas veces en esta Cámara que estamos creciendo —lo estamos haciendo—; que hay que estimular el crecimiento; que el traslado de ese crecimiento al empleo va a costar un poco de tiempo, pero que a lo largo de este año crearemos empleo neto. Esas son las cifras en las que el Gobierno está trabajando” ¿Les suena?

Por cierto, en aquella ocasión, Rubalcaba afirmó también que “la salida de la crisis depende, entre otras cosas, de la credibilidad de las medidas que tome el Gobierno” ¿Les vuelve a sonar?

Mientras todo esto ocurre, la economía del país se desangra, con la demanda nacional tirada por los suelos, con los puestos de trabajo estables disminuyendo en cantidad y calidad, y con los responsables de los dos principales partidos estatales haciendo gala de una ineptitud extrema, unos reafirmándose en sus errores, otros solicitando pactos con aquellos cuya ideología económica nos ha llevado hasta el punto en el que estamos.

Existen alternativas. Otros países las han experimentado con éxito al margen de los diktats del FMI y de sus sucursales de la Comisión Europea y del BCE ¿Qué gran mandato oculto tienen PP y PSOE para desoír estas alternativas?

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados