El subdesarrollo tecnológico del Aragón rural

2. agosto 2010 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

banda_seccion_editorial

El inicio de las vacaciones y el traslado forzoso de las mismas a escenarios del Aragón rural como consecuencia de la crisis económica, han provocado que muchos aragoneses caigan en la cuenta de que buena parte de nuestro territorio alcanza un nivel tecnológico más propio de los países con menores índices de desarrollo humano y económico, que de un Estado miembro de la Unión Europea.

 

Es absolutamente inconcebible que en el año 2010 muchos de los pequeños núcleos rurales diseminados por Aragón carezcan de cable, e incluso, de cualquier posibilidad de conectarse a una banda ancha superior a 1 Mbps de velocidad. Es decididamente bochornoso que municipios medios de más de 1.000 habitantes, dependan de la climatología para poder disfrutar de TDT, de internet, o hasta de teléfono fijo.

 

El colmo de la tragicomedia llega de la mano de una red de cobertura de telefonía móvil que, emitiendo todavía en los obsoletos formatos de GSM y GPRS, hacen que navegar con cualquiera de las modalidades de Internet Móvil resulte tan lento y desesperante como cuando hace 10 años los internautas se conectaban a la red a través de un módem externo de 56 kbps que emitía extraños pitidos a la hora de activarse.

 

Este subdesarrollo tecnológico en las zonas poco pobladas es una muestra más de que las compañías privadas están esencialmente incapacitadas para prestar servicios públicos, ya que la extensión de éstos a toda la ciudadanía (independientemente del lugar de residencia) suele estar reñida con el ánimo de lucro y con los intereses particulares de sus accionistas. El Estado debería tomar nota de ello.

 

No obstante, esta crisis económica y las soluciones fiscales, laborales y presupuestarias que la mayoría parlamentaria neoliberal ha adoptado para salir de la misma, nos acercan globalmente al nivel de desarrollo humano propio de los países pobres. En muchas zonas del Aragón rural, y en cuestiones relacionadas con la economía o la tecnología, ya han empezado a experimentar esta nueva realidad.

Comentarios cerrados