El truco de la competitividad

25. febrero 2011 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

banda_seccion_editorial

Durante los últimos meses la propaganda institucional nos ha bombardeado con la idea de que la supuesta rigidez del mercado laboral español restaba competitividad a nuestro país y dificultaba la recuperación económica. Como consecuencia, fue aprobada la reforma laboral en contra del parecer de la mayoría de la población española, y el resultado es que a fecha de hoy ha aumentado el paro, mientras la inversión productiva sigue congelada.

 

Sin embargo, nuestros gobernantes y los economistas (minnesotos o no) que les asesoran a diario, parecen no estar preocupados por la merma de competitividad que supone para nuestro país el alza de precios de los carburantes hasta máximos históricos.

 

Parece que el miedo (una vez más, un factor subjetivo en economía) ha hecho presa en los mercados de futuro de crudo tras la crisis libia, a pesar de que el país norteafricano todavía no ha dejado de exportar petróleo.

 

Sin embargo, la subida del precio de los carburantes se viene produciendo desde hace semanas, mucho antes del comienzo de la “revolución libia”, y cuando el precio del barril Brent andaba unos 50 dólares por debajo de lo que costaba en julio de 2008, fecha del anterior máximo histórico a pie de surtidor.

 

Dejando aparte la depreciación del euro respecto al dólar, parece que el encarecimiento del proceso de refino en España tiene buena parte de responsabilidad en una subida de precios que está estrangulando nuestra competitividad y nuestra economía.

 

Repsol acaba de anunciar un beneficio neto de 4.693 millones de euros en 2010. Ya que buena parte de los derechos laborales han sido sacrificados en el altar de la competitividad, ¿no sería recomendable ahora que desde Moncloa se lanzara un mensaje a la dirección de esta empresa para que moderase sus beneficios a cambio de abaratar los carburantes y de contribuir a la competitividad española?

 

Tags: , , ,

One Comment to “El truco de la competitividad”

  1. felipe dice:

    Esta opinión tenía que haberse escrito con mayusculas. Pero….aún así, los que tienen la sagrada obligación
    de poner remedio no lo verían. Aquí priman el desgaste del hombro del poderoso, por los continuados frotamientos de las manos de los que nos gobiernan, acompañados por una sonrisa imbecil.