El último servicio del PAR

19. marzo 2015 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Después de 26 años casi consecutivos participando en el Gobierno de Aragón, el Partido Aragonés (PAR) parece haber prestado su último gran servicio a la ciudadanía, con la negativa a tramitar en las Cortes de Aragón la ley que regula el Ingreso Aragonés de Inserción.

Una decisión electoralista y tardía, que a buen seguro, no se hubiera producido de encontrarnos a mitad de legislatura, y que en modo alguno es capaz de ocultar cuatro años de seguidismo y complicidad con las políticas de recorte y austeridazo impuestas por Luisa Fernanda Rudi.

El nuevo mapa político que dibujan las encuestas no deja espacio político para un partido que no quiso o no supo renovarse a tiempo, más allá de la sustitución biológica de los más mayores por otros más jóvenes en los órganos de dirección.

Ni una política de alianzas marcada por los vaivenes, ni la implicación de los máximos dirigentes del PAR en macroproyectos urbanísticos inviables, ni la preeminencia absoluta de lo institucional sobre lo social, ni la demostrada incapacidad para mantener una presencia política digna en el ecosistema urbano de la principal ciudad aragonesa, han ayudado al PAR en su proclamada búsqueda del centro político.

No es éste el espacio idóneo para analizar todos los aciertos (que los ha habido) y todos los errores (que también) del PAR durante su prolija gestión institucional. Nos conformamos con lanzar la reflexión de que aquellos colectivos que evidencian una reiterada incapacidad para evolucionar desde sus principios fundacionales a través de la autocrítica, tienen menos posibilidades de sobrevivir que otros más flexibles y abiertos a la realidad.

Aviso a navegantes.

 

Tags: , ,

Comentarios cerrados