El verdadero golpe en Turquía

1. agosto 2016 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

15 días después del pronunciamiento militar contra el gobierno islamista de Erdogan, la realidad ha demostrado quién es la principal amenaza para la democracia turca. El propio primer ministro es la persona que está encabezando una oleada de represión indiscriminada, absolutamente incompatible con los Derechos Humanos.

Nada de extrañar en un político tradicionalista que trata de implantar en Turquía un régimen religioso y autoritario que, salvando las diferencias históricas y culturales, guarda muchas semejanzas con el que en su día construyeron en nuestro país Franco y sus secuaces.

La Unión Europea, como siempre, calla y otorga, haciendo gala de su extrema debilidad cuando se trata de defender los Derechos Humanos y las libertades públicas. Quizá Bruselas se hubiera rasgado las vestiduras si apenas un 10% de la oleada represora turca, hubiese tenido como escenario Venezuela. Pero se está produciendo en Turquía, un Estado fronterizo con la UE que cumple el papel de mercenario en la lucha contra la inmigración.

Mucho más inteligente está siendo la actitud de Rusia en este asunto. Su aparente acercamiento a Turquía (un miembro clave de la OTAN) puede acelerar la caída de Erdogan después de un próximo segundo golpe de Estado laico y “democrático” auspiciado por EEUU y sus socios, precisamente, a causa de ese acercamiento a Moscú. De este modo, el islamismo perdería fuelle en la región de Oriente Próximo, mientras cae la cabeza de uno de los principales enemigos del presidente sirio Bachar Al Asad, aliado natural de Rusia.

En cualquier caso, alguien debería recordarle a Erdogan (aquel tipo con el que Rodríguez Zapatero quería construir la “alianza de civilizaciones”) que la libertad de prensa, la libertad ideológica, la libertad religiosa, el derecho de reunión o la libertad de enseñanza, son conceptos infinitamente más inteligentes que cualquier interpretación integrista de un texto sagrado. La pérdida de la condición de socio privilegiado de la UE por parte de Turquía, podría ser una buena forma de refrescar la memoria del gobierno de Ankara.

 

Tags: , , , , ,

Comentarios cerrados