Empobreciendo la pobreza

23. junio 2017 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

La supuesta recuperación económica todavía no ha llegado al 70% de los hogares españoles, que casualmente son los hogares con menos ingresos. “Los hogares en los que menos se está percibiendo la recuperación económica son precisamente aquellos que más sufrieron los efectos de la crisis: hemos empobrecido la pobreza”.

Estas palabras no han sido pronunciadas por ningún diputado de Podemos, ni tampoco por ningún activista de eso que a la derechona de este país siempre le ha gustado denominar “movimientos radicales”. La frase corresponde a Sebastián Mora, secretario general de Cáritas España, y fue pronunciada durante la presentación del informe “Desprotección social y Estrategias familiares”.

Seis de cada diez hogares viven sin tener nada ahorrado para poder hacer frente a gastos extraordinarios como una reforma necesaria en su domicilio, refuerzos educativos para los hijos o gastos médicos no cubiertos por el sistema nacional de salud.

Una organización católica es, pues, la que critica las políticas económicas del régimen de Rajoy, a las que acusan de intentar “invisibilizar” la pobreza. “Este informe quiere ser un ejercicio de memoria frente al olvido e invisibilidad, una acción de crítica social frente a la realidad que nos muestra el informe y un llamamiento a la colaboración en la lucha contra la pobreza, porque no podemos resignarnos a aceptar lo intolerable”, dijo Sebastián Mora.

El triunfalismo económico del que hacen gala los miembros del Gobierno carece de base real cuando hay crecimiento pero no hay redistribución de la riqueza. No lo dicen “radicales de izquierda”, sino voluntarios católicos que conocen perfectamente la realidad del país.

Y es que son precisamente las políticas de redistribución de la riqueza las que están siendo destruidas por el actual gobierno del PP (por coherencia ideológica) y por el anterior de Rodríguez Zapatero (por obediencia al dios Mercado).

Según la estrategia de neoliberales y social-liberales, el crecimiento económico se logra incrementando la expectativa de enriquecimiento de los grandes inversores, y ésta se alcanza modificando las leyes para reducir los derechos laborales, los niveles salariales y la progresividad fiscal.

Todo eso da como resultado la selva de las grandes desigualdades sociales en la que nos estamos adentrando los habitantes del llamado “primer mundo”, ya que en el ideario de neoliberales y social-liberales, el beneficio empresarial no debe ser una variable sino una constante.

Por eso, la solución no sólo debe venir del marco asistencial, sino también, y fundamentalmente, de un cambio profundo en el marco legislativo que rige este país. Y esto no solo lo dice la “izquierda radical”, sino también las organizaciones católicas más comprometidas con el bienestar de la ciudadanía.

 

Tags: , ,

Comentarios cerrados