En pelotas ante las instituciones

23. octubre 2013 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

El episodio sufrido por la profesora de Derecho Constitucional Mar Esquembre cuando accedía a la tribuna de invitados del Congreso, es una perfecta metáfora (con cierto toque irónico, si atendemos a la materia que imparte la docente) de la desnudez en la que se encuentra la ciudadanía ante las instituciones.

Aquellos que, frente a la crítica pacífica sólo tienen conocimientos suficientes para responder con la fuerza que les insufla el cargo, no tienen el menor inconveniente a la hora de exigir a una ciudadana que se desnude antes de acceder a la mencionada tribuna.

Esa sensación de desnudez que sintió Mar Esquembre ante dos mujeres policías en el Congreso cuando su dignidad y sus derechos fueron pisoteados por una orden abusiva, es la misma desnudez que padecen a diario millones de trabajadores, pensionistas, dependientes, alumnos, pacientes y desempleados cuando comprueban que la política económica que se practica en este país choca frontalmente con sus derechos constitucionales, y que sus legítimas reivindicaciones sólo se encuentran con la insensibilidad de los gobernantes y con la firmeza de los cordones policiales.

En el caso de Mar Esquembre hay además una sospecha más que evidente de que los aparatos policiales del régimen hayan osado investigar a esta profesora universitaria sólo por el hecho de ser feminista ¿Estamos volviendo al viejo sistema de las listas negras?

El dilema entre libertad y seguridad se va decantando a favor de este último concepto a la misma velocidad con la que lo hizo en la Alemania de principios de los años treinta. Una campaña mediática sobre la excarcelación de decenas de etarras tras haber cumplido sus condenas, acompañada por incendiarias declaraciones de un puñado de demagogos, podría acelerar todavía más el proceso.

 

Tags: , , , , , ,

Comentarios cerrados