EPA: nada que celebrar

27. octubre 2014 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Durante los últimos días, el régimen de Rajoy ha lanzado las campanas al vuelo para celebrar los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) correspondiente al tercer trimestre de 2014. La cifra de 195.200 parados menos ha sido presentada como resultado triunfal de unas políticas neoliberales que, a pesar de lo que algunos pretenden hacernos creer, no comenzaron en noviembre de 2011 con la victoria del PP en las Elecciones Generales, sino año y medio antes, con la claudicación de Rodríguez Zapatero (alias, No-os-fallaré) ante las exigencias del dios Mercado.

En cualquier caso, el hecho de que haya 195.200 parados menos, no significa ni de lejos que haya 195.200 ocupados más. Dejando aparte el hecho de que la estacionalidad ejerce una notable influencia sobre el dato del tercer trimestre de la EPA, lo único que demuestra esta encuesta es que hay más trabajadores repartiéndose las miserias de un mercado laboral esencialmente incapaz de garantizar un puesto de trabajo digno a todas las personas que forman parte de la población activa.

La caída de un 8,5% en el número de horas trabajadas respecto al trimestre anterior revela que en España no ha crecido el empleo, a pesar de haberse incrementado un 24% el número de ricos durante el último año. La razón es simple: quienes nos gobiernan y quienes mueven sus hilos desde la sombra no están preocupados por la calidad del empleo ni por el bienestar del conjunto de la ciudadanía, sino por ganar una carrera macroeconómica cuya única meta es el incremento de los beneficios empresariales de unos pocos.

Cierto es que uno de los dogmas del capitalismo dice que cuanto mejor le vaya a la clase empresarial, mejor le irá al conjunto de la sociedad; pero no es menos cierto que esta afirmación queda invalidada después de que los últimos tiempos hayan introducido nuevas variables económicas como las deslocalizaciones masivas, la creciente automatización de tareas, o la migración de capitales desde la economía productiva hacia la economía financiera.

Así pues, la clase trabajadora española no debería esperar nada bueno de los datos estadísticos mientras no fuerce con sus votos un cambio de paradigma económico hacia un modelo productivo socialmente justo y medioambientalmente sostenible.

 

Tags: , , , , , ,

Comentarios cerrados