ERC y las contradicciones de la izquierda identitaria

25. octubre 2013 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) volvió a demostrar ayer que para determinados grupos de la izquierda identitaria son mucho más importantes los procesos de construcción nacional (aunque para llevarlos a cabo deban suscribir extrañas alianzas con la derecha más reaccionaria del territorio en el que habitan) que libertad, la democracia, o la defensa de los derechos básicos de la ciudadanía.

La formación liderada por Oriol Junqueras impidió ayer que el Parlamento de Cataluña pidiera a la Generalitat el cese del director de los Mossos d’Esquadra, Manel Prat, tras la polémica que ha levantado la muerte del ciudadano Juan Andrés Benítez cuando se hallaba bajo custodia de este cuerpo policial.

La autopsia, los vídeos caseros de la agresión y los testimonios de los testigos presenciales apuntan hacia un nuevo caso de brutalidad policial que, de nuevo, carecerá de consecuencias penales para sus autores materiales y de responsabilidades políticas para sus mandos.

El indulto decretado hace un año por el régimen de Rajoy a favor de los cuatro policías autonómicos catalanes que habían sido condenados por torturar a un ciudadano rumano, deja claro que los cuerpos policiales de nuestro país actúan en un marco de impunidad similar al que ampara a los de cualquier república bananera del planeta (“Ruiz–Gallardón, el brazo tonto de la ley”, 30–11–2012).

Por alguna razón que se nos escapa, esta actitud represiva resulta más cotidiana en el caso de los Mossos d’Esquadra, independientemente de la persona y del partido que ocupe la Consejería de Interior de la Generalitat de Cataluña. Acciones como aporrear a niños de 13 años en las manifestaciones, reventar el ojo izquierdo de la ciudadana Ester Quintana, desalojar violentamente a los acampados del 15–M en la plaza de Cataluña o emplear una fuerza policial excesiva e injustificada contra agricultores o contra estudiantes que reivindican sus derechos, se han convertido en algo habitual dentro de la comunidad autónoma catalana.

Todos estos episodios sugieren que podrían estar en un clamoroso error quienes piensen que la independencia traerá a Cataluña un nuevo estatus de libertad y de bienestar. Por el momento, lo único que ha quedado claro es que tanto la izquierda como la derecha catalana son partidarias de apuntalar las viejas estrategias de represión policial frente a todos aquellos que osen levantar la voz en contra el orden económico establecido.

 

Tags: , , , , , ,

Comentarios cerrados