España no es antisemita

31. marzo 2011 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

banda_seccion_editorial

La Federación de Comunidades Judías de España (FCJE) y el Movimiento contra la Intolerancia (MCI) presentaban ayer en Madrid un informe según el cual España es un país mayoritariamente antisemita. Un claro ejemplo de cómo unos datos analizados desde un prisma equivocado conducen a conclusiones erróneas.

 

El racismo y la xenofobia son productos de la incultura. Sin embargo, el informe señala que los mayores porcentajes de opinión desfavorable hacia los judíos se dan entre quienes poseen formación universitaria, y que además, manifiestan interés por la política.

 

De hecho, uno de los argumentos barajados por la FCJE y el MCI es que el 58,4% de la población española piensa que “los judíos tienen mucho poder porque controlan la economía y los medios de comunicación”, algo que debería pensar el 100% de la gente bien informada.

 

Sin embargo, esto debería interpretarse como la constatación de una realidad, y no como un rechazo hacia quienes practican una determinada religión, ya que no estamos hablando de un tema místico, sino de las malas prácticas económico–financieras del poderosísimo lobby judío de Wall Street, como una de las causas de la mala imagen que la población tiene de este colectivo.

 

Tampoco producen demasiada simpatía las políticas expansionistas y agresivas del Estado de Israel respecto al pueblo palestino, así como su férrea voluntad de incumplir cualquier mandato de la ONU que se oponga a sus intereses nacionales. En este sentido, la aparente impunidad de la que disfruta el gobierno de Tel Aviv ante el Consejo de Seguridad de la ONU (garantizada desde Washington por quienes bailan al ritmo de Wall Street) tampoco contribuye a mejorar la imagen del pueblo judío ante el mundo.

 

En cualquier caso, y frente a cualquier tentación de victimismo colectivo, el pueblo judío debería mostrar una clara voluntad de diferenciarse de los financieros sin escrúpulos y de los gobernantes sin corazón con quienes comparten fe, ya que las personas siempre están por encima de las ideas y de las creencias.

 

Tags: , , ,

3 Comments to “España no es antisemita”

  1. FCJE dice:

    El análisis que hace el medio que Vd. dirige sobre el «Informe sobre el Antisemitismo en España 2010» presentado ayer en Madrid, es, en sí mismo, claramente antisemita.

    Salvo prejuicios y estereotipos, nadie puede suponer, como afirma, que la economía de Wall Street, por ejemplo, esté en manos de los judíos, sino que claramente la mayoría de las empresas y de los operadores es, como la mayoría de la población de los Estados Unidos, esencialmente cristiana.

    Hablar de «malas prácticas del poderosísimo lobby judío de Wall Street», es tendencioso, ya que las prácticas en Wall Street son las mismas entre los judíos (una minoría) que entre los cristianos (la mayoría), y nadie tiene por ello prejuicios anticristianos.

    En segundo lugar, como indica el informe, sólo menos del 18% del 34,7% de la población española que tiene una opinión desfavorable de los judíos, admite que su opinión es debida al conflicto de Oriente Próximo, según la encuesta realizada por Casa Sefarad-Israel, presentada en septiembre del pasado año.

    Suponer que el prejuicio y el odio al otro viene de las acciones del «otro», es tratar de justificar y de mantener el prejuicio y el odio al otro.

    Reciba un atento saludo,

    Jacobo Israel Garzón

    Presidente de la Federación de Comunidades Judías de España

  2. CRÓNICA Redacción dice:

    Estimado señor Israel:

    Le agradezco que nos haya enviado la carta a nuestro periódico explicando su disconformidad con el editorial “España no es antisemita” (31–03–2011), y le pido mis más sinceras disculpas desde este momento por no habernos sabido expresar mejor para no herir sensibilidades.

    El propósito de nuestra reflexión no era, en ningún caso, promover ni justificar los prejuicios que en España puedan existir contra su comunidad, sino explicar –en un artículo breve– que las causas del mismo son más mundanas y menos religiosas de lo que parecen.

    Coincido con usted (y con ello reconozco un error parcial en nuestro análisis), en que las referencias al lobby judío de Wall Street pueden tener algo de estereotipo, sobre todo si tenemos en cuenta (como usted bien dice) que allí operan miembros de todas las religiones y culturas, la mayoría de los cuales -además- sólo adoran al dios Dinero.

    Sin embargo, supongo que estará usted de acuerdo conmigo en que los errores de una minoría afectan negativamente a toda la comunidad a la que pertenece. Así, del mismo modo que la minoría de los sacerdotes católicos pederastas perjudica la imagen de su grupo religioso, y la minoría de los terroristas yihadistas hace lo propio con la suya, los “financieros sin escrúpulos” y “los gobernantes sin corazón” de los que hablamos en nuestro editorial tienen buena parte de responsabilidad en los resultados de la encuesta que la FCJE y el MCI presentaron esta semana.

    En cualquier caso, en CRÓNICA DE ARAGÓN no cuestionamos culturas ni religiones, sino sólo acciones injustas, y lo intentamos hacer desde dos parámetros objetivos como son la Constitución Española y la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Por ello, creo sinceramente que no nos merecemos el calificativo de “antisemitas”, a pesar de que no hayamos sabido expresar todos los matices de una cuestión polémica en un espacio de seis párrafos cortos.

    Finalmente, quisiera acabar este escrito como acabábamos el editorial. Teniendo en cuenta que en todo colectivo social, político o religioso suele haber auténticos canallas e individuos moralmente maravillosos, sólo podemos concluir que las personas siempre están por encima de las ideas y de las creencias.

    Si usted y yo, como dos ciudadanos del mundo, podemos ponernos de acuerdo en esto, habremos dado un pequeño paso por la tolerancia.

    Espero que así sea.

    Shalom, amigo.

    Javier Grimal – Director

  3. Spitfire dice:

    «Tampoco producen demasiada simpatía las políticas expansionistas y agresivas del Estado de Israel respecto al pueblo palestino, así como su férrea voluntad de incumplir cualquier mandato de la ONU que se oponga a sus intereses nacionales. En este sentido, la aparente impunidad de la que disfruta el gobierno de Tel Aviv ante el Consejo de Seguridad de la ONU (garantizada desde Washington por quienes bailan al ritmo de Wall Street) tampoco contribuye a mejorar la imagen del pueblo judío ante el mundo».

    En este largo párrafo no detecto «problema» alguno de expresividad: han manifestado lo que querían manifestar. Se han expresado «como Dios». Con la debida intencionalidad.
    El Editorial no quiere incurrir en «prejuicios» antisemitas…y ataca virulenta y nauseabundamente al Estado de Israel con los pretextos esgrimidos. «Crónica de Aragón» no es antisemita; es antisionista o antiisraelí. Así de claro. Y de vomitivo. Y otro detalle antiisraelí: como la inmensa mayoría en el Club de Juntaletras de España -un a modo de PEN CLUB casposo-, ha decidido sumarse al coro de infames haciendo a TEL AVIV capital política de Israel es… ¡Con un par…!.

    Si «Crónica de Aragón» cumpliera con «la declaración jurada» expuesta que hace – «en CRÓNICA DE ARAGÓN no cuestionamos culturas ni religiones, sino sólo acciones injustas, y lo intentamos hacer desde dos parámetros objetivos como son la Constitución Española y la Declaración Universal de los Derechos Humanos»-, hace tiempo que habrían demandado al Rey , al Gobierno de España y a tutti quanti colaborador, por ALTA TRAICIÓN a la Constitución Española y al Pueblo Español. ¿Lo han hecho?. ¡Celebraría su alto sentido del honor y de la coherencia intelectual!.

    Saludos desde Murcia.