¿Estamos gobernados por imbéciles?

11. febrero 2016 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

En 1983, altos cargos del Ministerio del Interior organizaron y financiaron un nuevo grupo terrorista diseñado para confrontar con ETA, utilizando sus mismos métodos. Un ministro del Interior, un secretario de Estado, dos gobernadores civiles y cinco altos cargos de la Policía Nacional y la Guardia Civil, entre otros, fueron juzgados y condenados por hechos relacionados con los GAL. A pesar de que este grupo terrorista permaneció activo hasta 1987, y de que su origen y financiación estuvieron íntimamente relacionados con el gobierno de España, el entonces presidente Felipe González alegó que no se había enterado de nada.

Cinco de los seis tesoreros que Alianza Popular y el Partido Popular han tenido a lo largo de su historia, han sido acusados de diversos delitos económicos y documentales, en lo que algunos jueces consideran como una trama organizada para la financiación ilegal del partido. Dos de los presidentes que el PP ha tenido durante este periodo, José María Aznar y Mariano Rajoy, han sido también presidentes del Gobierno de España. Sin embargo, ninguno de ellos se enteró de nada.

Durante los últimos años, la jueza Alaya ha destapado una intrincada red dedicada a la apropiación ilegal de fondos públicos de la Junta de Andalucía para uso y disfrute de personajes de todas las clases sociales y pelajes políticos. A pesar de que en el caso de los ERE figuran como implicados varios exaltos cargos del gobierno autonómico, los también “investigados” Manuel Chaves y José Antonio Griñán, alegan que no se enteraron de nada.

Hace algunos días, un juzgado de Valencia llamaba a declarar como “investigados” a todos los concejales del PP en el Ayuntamiento, y a varios exediles y asesores del grupo municipal por un supuesto delito de blanqueo de dinero cometido durante la campaña de las elecciones locales de 2015. La exalcaldesa Rita Barberá (única concejala que todavía no ha pasado a declarar ante los juzgados valencianos por su condición de aforada como senadora), afirma que no sabía nada.

El matrimonio Pujol-Ferrusola acudía ayer a la Audiencia Nacional para declarar sobre el patrimonio que tenía oculto en bancos andorranos. En cuanto a la presunta trama familiar para recibir y blanquear dinero procedente de supuestas comisiones ilegales, el expresidente autonómico de Cataluña siempre ha afirmado no saber nada.

Ante este despliegue de ignorancia institucional, la ciudadanía de este país debería formularse la siguiente cuestión: “¿estamos gobernados por imbéciles?”. La otra posible explicación es menos reconfortante para la ciudadanía: quienes dicen no saber nada, en realidad lo sabían todo, y los imbéciles son los millones de personas que votan a corruptos en Cataluña, en Valencia, en Andalucía o en el conjunto del Estado.

 

Tags: , , , , , , , , , ,

Comentarios cerrados