Estúpido, por llamarlo de alguna manera

20. agosto 2013 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

El presidente de la patronal española, Juan Rosell, propuso ayer en Onda Cero acabar con los “privilegios, por llamarlos de alguna manera” de los que a su juicio disfrutan los trabajadores fijos, a cambio de reducir la precariedad laboral que la propia CEOE y los últimos gobiernos de España han construido en torno a los contratos temporales.

Además del gravísimo error conceptual de definir como “privilegios” lo que en realidad son “derechos” logrados por la clase trabajadora a lo largo de siglos de lucha contra la injusticia, Rosell dijo alguna estupidez más, como que en este mundo “absolutamente flexible” en el que vivimos “no vendemos lo que queremos, sino lo que nos compran” ¿Acaso en algún otro momento de la historia de la Humanidad, los empresarios han vendido por encima de lo que les han comprado?

En cualquier caso, lo importante del discurso del presidente de la CEOE es que pretende exterminar uno de los principios del Derecho Laboral, el de la ajenidad del trabajador en los riesgos, manteniendo el principio que ejerce como contrapeso: la ajenidad del trabajador en los beneficios.

Este “nuevo” marco de flexibilidad, que trata de adecuar los derechos laborales a las ventas de la empresa manteniendo fija la porción de los beneficios empresariales, en realidad lo podemos encontrar ya en los versos del Romance de Abenámar (siglo XV) que hablan de los Alixares de Granada: “El moro que los labraba / cien doblas ganaba al día / y el día que no los labra / otras tantas se perdía”. Una filosofía empresarial que estuvo vigente en el mundo industrializado hasta mediados del siglo XX (“hoy trabajas, hoy cobras; mañana no trabajas, mañana no cobras”), y que en este momento forma parte de la realidad cotidiana en los llamados “países emergentes”.

Si la derecha política y económica de este país (y de algunos otros) pretende retrotraernos a antiguas realidades de explotación laboral extrema, lo que debería hacer es plantearlo abiertamente a la sociedad, en lugar de esconderse detrás de estupideces conceptuales, palabras altisonantes y artificios engañabobos.

 

Tags: , , , , , , , , ,

Comentarios cerrados