Europa, hacia el precipicio

12. septiembre 2011 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

banda_seccion_editorial

Las últimas noticias económicas no pueden ser más negativas para una Unión Europea cuyos parches financieros ya no pueden ocultar las consecuencias de una política económica equivocada. La posible quiebra de Grecia después de dos inyecciones de “ayuda” comunitaria, hace temblar a Irlanda y Portugal en primer plano, y a España e Italia en segundo.

 

Las políticas de austeridad en el gasto público (impulsadas desde hace casi dos años por los neoliberales europeos y seguidas acríticamente por casi todos los socialdemócratas en funciones de gobierno) han fracasado estrepitosamente, ya que han empobrecido a la población, sin obtener como resultado masivas inversiones por parte de los grandes fondos especulativos internacionales.

 

El resultado es un erial: no hay creación de riqueza, no se recuperan los puestos de trabajo perdidos tras el estallido de la crisis, y además, Europa ha perdido la pujanza de su demanda interna, garantía de su potencial económico tradicional. El último informe emitido por la UNCTAD (Conferencia de la ONU para el Comercio y el Desarrollo) indica que los países industrializados se abocan a un desastre más que probable si su consumo interno sigue débil, y si las políticas de austeridad siguen reemplazando a las de estímulo económico.

 

Por ello, y para celebrar su infinita ignorancia económica, los neoliberales españoles andan últimamente pactando de espaldas a la ciudadanía reformas constitucionales orientadas a prohibir el déficit público en la Carta Magna. Al menos, deberían dejar escrito el nombre de los ideólogos de estas maniobras para saber a quién habrá que pedir responsabilidades cuando la economía española se colapse por completo.

Tags: , , , , ,

2 Comments to “Europa, hacia el precipicio”

  1. vgmoreno dice:

    Si finalmente el «default» griego se hace realidad, el problema no estará en los PIGS sino en el sistema financiero alemán y francés.

  2. Manuel dice:

    El problema no es el sistema fianciero alemán o francés. El problema es que el modo de producción captalista (y cada uno lo puede llamarlo como quiera, liberalismo o neoliberalismo o pinchitos morunos, pero sin moreria, porque el problema no es de palabras) que ya ha cumplido la función histórica que tenía de desarrollar las fuerzas productivas y que a alcanzado su punto culminante tiene que ser sustituido por nuevas relaciones de producción: las relacioens de producción Socialistas (y como el problema sigue sin ser cuestión de palabras, huelga decir, que el PSOE actual, no tiene nada que ver, excepto el nombre, con el Socialismo, por tanto, este PSOE no tiene nada que ver que con esas nuevas relaciones de producción socialistas que hacen falta).
    Y como el problema no es de sistema fianciero alguno, sino del sistema capitalista, todas las soluciones que esperemos y que provengan del propio sistema vendrán a significar algo parecido a tener hambre y pedir bicarbonato para comer.