Eurovegas y la visión de futuro

17. octubre 2012 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Dice un proverbio árabe que “la primera vez que me engañes será culpa tuya; la segunda, será culpa mía”. Sería bueno que los banqueros españoles lo tuvieran muy en cuenta antes de prestar dinero para la construcción de Eurovegas en nuestro país, y después de haber sido engañados por los promotores inmobiliarios que inflaron la burbuja del sector durante la década 1998–2008.

Eurovegas es un proyecto idóneo para el fomento de la ludopatía, el comercio sexual, el blanqueo de capitales, la injusticia fiscal y el atropello de los derechos laborales, un proyecto que ayer fue reafirmado solemnemente por el promotor principal del mismo, Sheldon Adelson, y por diversos miembros del gobierno autonómico madrileño que cumplieron a la perfección su papel de coristas del magnate.

Al parecer, uno de los temas tratados fue el “marco legal” que los políticos de la Comunidad de Madrid y del Gobierno de España están dispuestos a negociar, en nombre de la ciudadanía española, con un empresario de ética fiscal y laboral distraída. Si Adelson consigue imponer sus condiciones a los representantes legítimos de la soberanía nacional para que la ley se adapte a su empresa y no al revés, tendremos que concluir que un solo empresario internacional es mucho más poderoso que 45 millones de ciudadanos y que los cientos de políticos que supuestamente les representan en la Comunidad de Madrid y en las instituciones del Estado central.

Tener que recurrir a un proyecto de estas características como motor de la economía nacional significa que nuestros políticos, nuestros empresarios y nuestros banqueros son incapaces de lograr el desarrollo de España a través de otras vías menos especulativas, más productivas y muchísimo más sostenibles.

En cualquier caso, y teniendo en cuenta que España comienza a tener características socioeconómicas de un país pobre (algo que, sin duda, llegará a ser dentro de unos años en el caso de que se sigan aplicando las actuales políticas neoliberales), sería necesario que los promotores de Eurovegas y las entidades financieras que les presten el dinero para construir el proyecto hicieran gala de una cierta visión de futuro para llegar a la conclusión de que abrir Eurovegas en la España de dentro de diez años sería algo así como inaugurarlo hoy en Haití, Nepal o Sudán, por citar a tres de los países con índices de desarrollo humano más bajos del planeta.

 

Tags: , , ,

Comentarios cerrados