Extraños compañeros

8. abril 2014 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

El debate soberanista alimentado en los últimos tiempos por las principales fuerzas políticas de la comunidad autónoma de Cataluña, vive hoy uno de sus días grandes a propósito del debate en el Congreso de los Diputados acerca de la cesión de la competencia estatal para convocar referendums. Tras la previsible negativa de la Cámara Baja, las piezas seguirán más o menos en las mismas posiciones, ya que los partidarios de la segregación catalana respecto al resto de España han anunciado su intención de sortear la negativa a través de diversas fórmulas imaginativas que incluyen la posibilidad de convocar lo que ellos denominan “elecciones plebiscitarias”.

De concretarse este extremo, habrá culminado el despropósito que supone que la derecha más neoliberal y la izquierda más anticapitalista se presenten ante sus votantes con un programa idéntico: la consecución de la independencia para la comunidad autónoma catalana. Nada de propuestas económicas, sociales o medioambientales que puedan perturbar esta peculiar alianza de contrarios. Y por supuesto, nada en común con aquel proceso de democratización de un país llamado España que se vivió durante la Transición.

La diferencia fundamental es que en aquella ocasión, los antiguos enemigos miraron hacia un futuro inexorable para tratar de conducir un proceso incierto de la manera menos gravosa para la ciudadanía; mientras que en el proceso independentista catalán, unos gobernantes autonómicos se están empeñando en crear enemigos donde no los hay, con el fin de contrarrestar una inexorable pérdida de popularidad por la gravosa gestión realizada, aunque con ello conduzcan a la ciudadanía hacia un futuro incierto.

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados