Fascismo y homofobia

21. agosto 2013 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

La historia demuestra que cuando el modo de producción capitalista entra en una de sus habituales crisis, destapa el tarro del autoritarismo y del odio para perpetuarse. Este estadio fascista del sistema ofrece la ventaja de extender una amplia cortina de humo sobre los verdaderos responsables de la crisis (banqueros, inversores sin escrúpulos, especuladores y delincuentes de guante blanco) para derivar las culpas hacia izquierdistas, inmigrantes, homosexuales y miembros de minorías étnicas.

Para que el truco funcione, es preciso que la mayor parte de la población acredite un bajo nivel formativo, algo que se consigue devaluando la enseñanza pública (sobre todo, en el terreno de las Humanidades) y atiborrando a la plebe de dogmas, demagogias y demás basuras culturales.

En este contexto cabe enmarcar determinados acontecimientos como la ofensiva homofóbica de Putin en Rusia (apoyada por cierta atleta que apenas se muestra capaz de balbucear ante la prensa las razones por las cuales su opción sexual personal debe convertirse en la opción sexual de toda su nación), la creciente politofobia que se está produciendo en determinados países europeos convertidos en campo de maniobras del neoliberalismo, o la deriva fotográfica hacia el fascismo protagonizada por algunos miembros de las juventudes del Partido Popular español.

Si en lugar de reconocer y reparar sus múltiples fallos de funcionamiento, el capitalismo salvaje en crisis se dedica a desviar la atención hacia otros temas, podríamos encontrarnos ante un claro indicio de que este modelo económico es estructuralmente inviable y socialmente insostenible.

 

Tags: , , , , ,

Comentarios cerrados