Felipe González o los delirios de un jubilado neoliberal

4. febrero 2015 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

El discurso que ayer realizó Felipe González durante la charla organizada por la Cadena SER bajo el título “El reto del empleo: presente y futuro”, resume perfectamente su evolución ideológica a lo largo de las últimas décadas, y por extensión, la de un partido que empezó siendo Socialista, Obrero y Español, y que a fecha de hoy se encuentra mucho más cerca de los dogmas neoliberales, que de los intereses de los trabajadores y trabajadoras de este país.

Según González, el sistema público de pensiones “plantea un problema serio de sostenibilidad”, por lo que resulta necesario “dar una respuesta a cómo se prolonga, y no a cómo se acorta la vida laboral”. Al parecer, los casi 73 años del expresidente del Gobierno no son suficiente argumento como para que empatice con las aspiraciones de los miembros más veteranos de la clase trabajadora. No en vano, tras haber ejercido como presidente del Gobierno y como consejero de Gas Natural Fenosa, su pensión no debe de guardar demasiadas similitudes con la pensión media que cobran los jubilados de este país.

Como buen trilero del neoliberalismo, González sólo mostró en su discurso la bolita de la realidad demográfica, ocultando otras igualmente importantes como las deslocalizaciones industriales masivas hacia China y otros paraísos laborales de la semiesclavitud, como la apropiación privada de los beneficios que supone la aplicación de las nuevas tecnologías al proceso productivo (algo que siempre se traduce en más despidos y nunca en una reducción de la jornada laboral de los trabajadores sin reducción salarial), como la permanente utilización de rebaja de las cotizaciones empresariales a la Seguridad Social como moneda de cambio en los incentivos gubernamentales para la creación de empleo, o como el afán de las grandes corporaciones financieras y de seguros por hacerse con el suculento negocio de los planes privados de pensiones, o incluso, de la privatización del actual sistema público.

Tras el episodio de ayer, el PSOE de Pedro Sánchez debería aclarar rápidamente si avala o rechaza las declaraciones de Felipe González, un verdadero pionero de la introducción de la precariedad laboral en España con medidas como la creación de los contratos temporales, la ampliación del periodo de cálculo para las pensiones, la aprobación de un Plan de Empleo Juvenil que dejaba sin derechos laborales a los más jóvenes, o la puesta en marcha de las Empresas de Trabajo Temporal.

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados