Francia, camino al fascismo

8. mayo 2017 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Tal como cabía esperar, el neoliberal Emmanuel Macron ha vencido a la ultraderechista Marine Le Pen en la segunda vuelta de las Elecciones Presidenciales francesas. A simple vista, podría parecer que Francia ha vencido al fascismo, pero los datos indican que se dirige precisamente hacia él. Basta comprobar la evolución electoral del país durante los últimos 15 años.

En 2002 también hubo una segunda vuelta entre un candidato neoliberal (Jacques Chirac) y uno ultraderechista (Jean-Marie Le Pen). Pero los resultados entonces fueron muy distintos. Chirac obtuvo 5,6 millones de votos en la primera vuelta (19,8%) y 25,5 millones en la segunda (82,2%); mientras Le Pen conseguía 4,8 millones de votos en la primera vuelta (16,8%) y 5,5 en la segunda (17,8%).

Sin embargo, en 2017 Emmanuel Macron acaba de lograr 8,6 millones de votos en la primera vuelta (24,0%) y 20,7 en la segunda (66,1%); mientras Marine Le Pen obtenía 7,6 millones de votos en la primera (21,3%) y 10,6 en la segunda (33,9%).

Así pues, tras quince años de políticas neoliberales, el descontento, la decepción y el desapego de la población hacia sus gobernantes es tan evidente, que el Frente Nacional ha duplicado sus votos en la segunda vuelta de las presidenciales, pasando de los 5,5 millones conseguidos por Jean-Marie Le Pen en 2002, a los 10,6 alcanzados por su hija en 2017. Mientras tanto, esta segunda vuelta de 2017 ha venido marcada por el nivel más bajo de participación desde 1969 (75,09%).

Para que Francia y la Unión Europea sean democráticas en el futuro, deberán ser también sociales, y las recetas de los Macron, Fillon, Hamon, Merkel, Rajoy, Juncker, Gentiloni o Tusk, representan todo lo contrario: más precariedad laboral, más desigualdad de clase, menos derechos sociales, y más fundamentalismo económico.

En este clima, bastarán unos cuantos actos criminales cometidos supuestamente por yihadistas (aunque en realidad ordenados por no se sabe quién) y unas cuantas acusaciones de que la culpa de todo la tienen los inmigrantes, para que la escoria fascista tome el poder a través de las urnas.

De este modo, el neoliberalismo habrá completado su ciclo de desarrollo, ya que en su fase madura requiere de gobiernos fuertes y dogmáticos que repriman con dureza el malestar social producido por sus políticas.

Por eso, las medidas que piensa impulsar el nuevo presidente francés, conducen directamente hacia el fascismo, aunque es posible que ni el propio Macron sea consciente de ello.

 

Tags: , , , , ,

Comentarios cerrados