Francia, Huelga General

31. marzo 2016 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

El gobierno “socialista” de François Hollande se enfrenta hoy a una jornada de Huelga General convocada contra la llamada Ley El Khomri, versión gala de la reforma laboral de Rajoy. La población francesa se ha dado cuenta de que, en el terreno de la política económica, de nada sirvió desalojar a Sarkozy del Elíseo. La sumisión de Hollande ante el dios Mercado es similar a la de su antecesor.

En el argumentario de los actuales gobernantes franceses, todos los mantras que tratan de justificar una medida esencialmente injusta: creación de empleo, competitividad, flexibilidad del mercado laboral, etc.

Sin embargo, la realidad es bien distinta. La reforma laboral de Hollande, como la de Rajoy, la de Renzi, la de Tsipras o las de todos los demás esbirros del neoliberalismo global, sólo supone un episodio más en la estrategia de destrucción del Estado del Bienestar. Perdido el miedo a las grandes revoluciones socialistas, el capital desea ahora incrementar la porción de beneficios que se lleva de la tarta productiva, y para ello, necesita reducir la porción que hasta ahora percibía la clase trabajadora en forma de salarios dignos, aportaciones empresariales a la Seguridad Social, o derechos laborales.

Fin del cuento. Lo demás, merde, como diría alguna reina.

En el caso específico francés, el inmenso error de Hollande es proporcionar argumentos para que la derecha fascista, que hoy es primera fuerza política del país, pueda adoptar un discurso izquierdista de protección de los derechos laborales, y de esta manera esté en condiciones de seguir cosechando votos en el campo de la clase trabajadora.

De nada sirve que los demócratas se pongan de acuerdo en las segundas vueltas electorales francesas para frenar al Frente Nacional, si después esos mismos demócratas ayudan a alimentar el discurso populista del fascismo mediante medidas que incrementan la desigualdad social, la pobreza y la conflictividad.

El neoliberalismo se convierte así, una vez más, en la antesala del fascismo, aunque algunos de nuestros gobernantes pretendan disfrazar esta metamorfosis de “creación de empleo”, “competitividad” o “flexibilidad del mercado laboral”.

 

Tags: , , , , ,

Comentarios cerrados