Fundamentalismo o cultura

21. marzo 2012 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Hoy se cumplen 11 años de aquella triste fecha en la que el Gobierno talibán afgano dinamitó los majestuosos Budas de Bamiyán, dos impresionantes estatuas de 55 y 37 metros de altura talladas en sendos acantilados de roca, que habían sido declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Su destrucción fue una muestra más del grado de respeto que los fundamentalismos suelen demostrar por la cultura y por la historia de aquellos territorios en los que se asientan.

Menos de un año después, y por otras causas, Afganistán era invadido por Estados Unidos y sus aliados, en lo que se presentó como una operación que debía garantizar una Libertad Duradera en el país.

Pero la libertad y la democracia no se imponen por la fuerza de las armas, como algunos fundamentalismos políticos occidentales sostienen. Más bien se requiere una labor cultural desde las escuelas que vaya formando poco a poco a las nuevas generaciones en valores de autoestima, respeto y humanismo.

La otra vía, la de las armas, está a punto de fracasar en Afganistán, ya que en cuanto el último soldado occidental salga del país, los talibanes volverán a gobernarlo, posiblemente con más apoyo popular, intolerancia y fanatismo que antes de la invasión.

Mientras tanto, cientos de empresas occidentales habrán obtenido unos Beneficios Duraderos a costa de la sangre derramada por otros, que murieron para nada a ambos lados del frente.

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados