Guillotinas y fallas

4. julio 2016 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Una vez más, el PSOE se ha posicionado al lado de la derecha. Ocurrió el pasado viernes en el Pleno del Ayuntamiento de Zaragoza, cuando facilitó la aprobación de una propuesta presentada por el PP para suprimir la subvención municipal de 2.000 euros a la Semana Cultural de la Magdalena.

Populares y “socialistas” andaban escandalizados por la alegoría representada en el cartel de una de las actividades de esta Semana Cultural, concretamente, en el de la III edición del Guillotina Fest, donde una guillotina acababa simbólicamente con la avaricia empresarial extrema, con el ataque a las libertades impulsado desde algunos púlpitos, con los recortes antisociales, o con el anacronismo que encarnan las jefaturas de Estado de carácter hereditario.

La demagogia del PP, unida al seguidismo del PSOE hacia las posiciones ideológicas de la derecha, denotan que la alianza a sangre y fuego entre populares y “socialistas” va más allá del urbanismo especulativo o de las políticas fiscales antisociales.

Si la represión de las ideas y de las expresiones artísticas alcanza el terreno de la sátira y la metáfora, en coherencia habrá que exigir a populares y “socialistas” que dejen de apoyar y financiar con dinero público, por ejemplo, las Fallas de Valencia, donde representaciones sarcásticas de políticos, clérigos, empresarios, reyes y otros personajes con nombre propio, son quemadas “vivas” en aras de la crítica y la purificación.

El cartel del III Guillotina Fest de La Magdalena contenía la misma incitación a la violencia que cualquier falla quemada en Valencia. Sin embargo, los populares y “socialistas” zaragozanos reprimen aquí una sátira similar a la que sus correligionarios celebran allí al amor del “caloret”.

Es la incoherencia grosera de quienes se siguen creyendo los amos de las vidas de los demás, posiblemente, porque buena parte de los demás les siguen entregando la gestión de sus vidas en forma de votos inopinados.

 

Tags: , , , , , ,

Comentarios cerrados