Hablar de paz, construir el odio

12. agosto 2013 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

A dos días vista de que comience una nueva ronda de conversaciones de paz entre Israel y Palestina, el anuncio de que el gobierno de Netanyahu se dispone a construir 793 nuevas viviendas ilegales para colonos en Jerusalén este y 394 en Cisjordania, sólo puede interpretarse como un nuevo desafío de Tel–Aviv a la comunidad internacional.

Durante meses van a estar sentadas a una mesa dos partes, una de las cuales parece carecer de cualquier intención de alcanzar compromisos de paz que limiten sus delirios expansionistas.

Por otra parte, la solución militar ya ha demostrado su ineficacia para este conflicto, ya que ni Palestina puede derrotar militarmente a Israel, ni Israel puede acabar con un activismo armado palestino que se ve alimentado cada día por el odio que generan las acciones del gobierno israelí en los territorios ocupados.

Esta actitud gubernamental contrasta con la necesidad del pueblo israelí y del pueblo palestino de vivir en paz dentro de dos estados soberanos viables y enmarcados en fronteras seguras y mutuamente reconocidas.

El papel de Estados Unidos como mediador en esta ronda de conversaciones debe centrarse en este objetivo, si es que las palabras “paz” y “dignidad” significan algo en el diccionario del señor Obama. Después de casi siete décadas de guerra, a veces latente, a veces abierta, las gentes de Oriente Medio no merecen otro fracaso en las negociaciones de paz, ni tampoco merecen que los intereses de los fabricantes de armamento se antepongan a la integridad de sus hogares y de sus familias.

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados