Hartazgo de Pedro Sánchez

5. julio 2016 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Las elecciones generales del pasado 20 de diciembre dieron lugar a un panorama político en el que sólo cabían dos posibilidades: o bien Pedro Sánchez negociaba una gran coalición con el PP (al estilo de la que socialistas y populares mantienen en la Unión Europea), o bien Pedro Sánchez era capaz de concitar en torno a sí una alternativa de gobierno sólida y consensuada con Podemos y Ciudadanos. Y cuando decimos “concitar en torno a sí”, no nos referimos a negociar sólo con una de las partes, y luego presionar a la otra para que se sume a un acuerdo ajeno y cerrado.

Pero Pedro Sánchez fue incapaz de lo uno y de lo otro, abocando al país a unas nuevas elecciones generales.

Pues bien, una vez celebradas éstas, y por extraño que pueda parecer, Pedro Sánchez no sólo continúa siendo el secretario general del PSOE tras haber batido dos récords de peores resultados electorales, sino que además, sigue manteniendo la misma actitud de bloqueo institucional.

El líder del PSOE anda estos días diciendo que su partido no facilitará la investidura de Mariano Rajoy, sabiendo que eso nos conduce a unas nuevas elecciones generales, y por lo tanto, al más estrepitoso ridículo internacional.

Si usted se considera un político, señor Sánchez, siéntese usted ya a negociar medidas políticas con Mariano Rajoy; o si lo prefiere, siéntese usted en la misma mesa con Pablo Iglesias y con Albert Rivera a negociar medidas políticas para encarnar institucionalmente a esa mayoría de personas que no votaron al Partido Popular.

La primera vía no le resultará extraña, puesto que ya participó en ella cuando en verano de 2011 unió su voto a los votos del PP para modificar sustancialmente nuestra Constitución, de espaldas al pueblo soberano. Sin embargo, la segunda vía es para usted un terreno totalmente desconocido, ya que para tomarla tendría que abandonar antes su papel de neopolítico de diseño y argumentario, y comenzar a hacer Política de verdad.

Por una vez, haga usted algo provechoso, y deje de utilizar a su partido para bloquear el nombramiento de un nuevo Gobierno en España. Al fin y al cabo, el dios Mercado al que usted adora, necesita renovar sus monaguillos institucionales cada cuatro años. No hacerlo, podría despertar la ira divina.

 

Tags: , , , , ,

Comentarios cerrados