Hoy, manifestación

19. julio 2012 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

La máquina propagandística frente al sentido común. La injusticia frente a la razón. Los mandatos de un gobierno que ha perdido su legitimidad, frente a las caras, los ojos y las pancartas de sus víctimas. Como diría Antonio Machado, la España “de charanga y pandereta” frente a la España “de la rabia y de la idea”.

Lo que esta tarde va a ocurrir en nuestro país será un síntoma inequívoco de la voluntad popular, único manantial de que “emanan los poderes del Estado” (art. 1.2 de la Constitución Española).

Ante una crisis provocada por la extrema avaricia de los ricos y por la incompetencia de los poderes públicos a la hora de desregular la economía, el régimen de Mariano Rajoy ha decidido remontar la situación mediante unas medidas que caen sobre las espaldas de quienes no fueron los causantes del colapso.

Los trabajadores del sector privado, los pensionistas, los cuidadores de dependientes, los desempleados, los pequeños comerciantes, los consumidores, los estudiantes, los profesionales sanitarios, los desahuciados hipotecarios, los maestros, los autónomos, los pacientes de la sanidad pública, los gobernantes de las entidades locales, comarcales, provinciales y autonómicas, los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, los militares, los empleados públicos, los pequeños y medianos empresarios, y todas las demás personas que de un modo u otro se hayan visto o se vayan a ver perjudicadas por las contrarreformas que desde el 12 de mayo de 2010 han puesto en marcha los dos últimos presidentes del Gobierno, tienen hoy la obligación de salir a la calle para manifestarse contra la última de todas ellas: el “recortazo” perpetrado el pasado viernes por un Consejo de Ministros que contó con la vergonzosa participación del rey Juan Carlos I.

Manifestarse hoy es obligatorio porque estas medidas son injustas, y porque los números indican que todas aquellas que les han precedido en el tiempo, han resultado perjudiciales para la economía española.

Manifestarse hoy es obligatorio porque el régimen está comenzando a sancionar a la disidencia, aunque ésta se encuentre en sus propias filas. El valiente senador del PP por León, Juan Morano, y el valiente alcalde popular de Robledo de Chavela, Mario De la Fuente, saben de lo que hablamos.

Manifestarse hoy es obligatorio porque resulta inconcebible que el grupo parlamentario que sustenta al Gobierno aplauda de forma entusiasta el anuncio de unas medidas económicas y presupuestarias que acercan hacia la miseria a millones de personas en este país.

Pero sobre todo, manifestarse hoy es obligatorio porque, tal como hemos denunciado reiteradamente en este mismo espacio, el neoliberalismo no cabe en la Constitución Española, razón por la cual quienes lo practican intentan rodear constantemente nuestra Carta Magna con el único propósito de disimular su bastarda intención de incumplirla.

Es tiempo de rebeldía, de la rebeldía de todas y todos los demócratas de este país, ya sean de izquierdas o de derechas. Es tiempo de la rebeldía necesaria para echar de los puestos que ocupan a todos los neoliberales que gestionan el país a golpe de mandato de los Mercados, ya sea con un carné de izquierdas o con uno de derechas en el bolsillo.

Si Rajoy necesita dinero para enjugar el déficit público, que lo busque donde está el dinero, es decir, en los paraísos fiscales, en las sociedades de inversión de capital variable (sicav), en los pelotazos inmobiliarios del periodo 1998–2008, en la todavía inédita imposición sobre las transacciones financieras, y en la renta y el patrimonio de las personas más acaudaladas de España.

Y si el régimen sigue afirmando que no tiene otra alternativa que tomar las medidas que ha tomado, habrá que hacerle entender que la honrada ciudadanía de este país tampoco tiene otra alternativa que defender en la calle los derechos y garantías constitucionales que otros les roban cada viernes.

 

Tags: , ,

Comentarios cerrados