Imágenes y espejismos

27. febrero 2012 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

La declaración judicial del imputado Iñaki Urdangarín ha suscitado un debate acerca de la propia institución monárquica y de sus privilegios respecto al resto de la población. Era la reacción social previsible en un país que durante siglos ha encumbrado y defenestrado con la misma facilidad a sus ídolos.

Dejando claro que la monarquía no es ni la causa ni la solución a nuestros problemas políticos y socioeconómicos (Grecia, Alemania, Italia o México son repúblicas; y Noruega, Marruecos, Suecia o Arabia Saudí son monarquías), lo que sí parece excesivo es cuestionar a una institución por los supuestos desmanes cometidos por uno de sus miembros colaterales.

Al menos, lo es sin cuestionar primero a la Banca por las delictivas actividades realizadas por ciertos directivos, a la Patronal por las prácticas antisociales de algunos de sus más destacados miembros, o a los tres Poderes del Estado por la situación de desamparo que las decisiones de quienes los encarnan generan, a veces, en la ciudadanía.

La máquina de triturar mitos se ha puesto en marcha en nuestro país, sin tener muy claro (como suele suceder) qué partes merecen ser trituradas y cuáles no. El espejismo gana terreno a la imagen, mientras pasan desapercibidas las palabras de Juan Carlos I durante el último discurso de Navidad que dirigió a la nación: “afortunadamente vivimos en un Estado de Derecho, y cualquier actuación censurable deberá ser juzgada y sancionada con arreglo a la ley. La justicia es igual para todos”.

 

Tags: , ,

Comentarios cerrados