Incompetentes y autoritarios

28. enero 2013 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Cuando en la personalidad de los gobernantes confluyen rasgos como la incompetencia y el autoritarismo, se dibuja un escenario similar al existente antes de la Revolución Francesa, cuando la aristocracia y el clero imponían su decadente modelo de injusticia social desde la represión y el abuso de poder.

Luego vinieron la racionalidad, el laicismo, el Estado de Derecho, las grandes declaraciones de Derechos del ser humano, la democracia y las libertades fundamentales. Sin embargo, algunos cargos públicos del Partido Popular parecen haber olvidado esta fase evolutiva cuando tratan de impedir que el pueblo soberano manifieste su opinión, incluso dentro de los cauces legalmente establecidos.

Así, resulta vergonzoso que la consejera de Educación, Cultura y Deportes del Gobierno de Aragón, Dolores Serrat se atreva a reeditar en 2013 aquel “la calle es mía” popularizado por Manuel Fraga en 1976, cuando presenta una querella criminal por coacciones contra dos estudiantes de ESO que el pasado día 12 cometieron el horrible delito de participar en un acto lúdico–reivindicativo de Marea Verde, celebrado en la céntrica calle zaragozana en la que ella tiene fijada su residencia habitual.

Esta denuncia es una muestra de la actitud de quienes no tienen el menor inconveniente en pasar por encima de los derechos y libertades constitucionales de los demás (autoritarismo), con tal de imponer las equivocadas políticas neoliberales que están arruinando España (incompetencia).

Una actitud que se repitió el pasado viernes cuando el subdelegado del Gobierno en Zaragoza, Ángel Val, se atrevió a prohibir una nueva concentración de Marea Verde en ese mismo lugar, so pretexto de que la consejera reside en esta vía pública. Con esta resolución, la Delegación del Gobierno en Aragón proclama una especie de “la calle es tuya, Dolores”, sin tener en cuenta que el artículo 21 de la Constitución Española dice textualmente: “1) Se reconoce el derecho de reunión pacífica y sin armas. El ejercicio de este derecho no necesitará autorización previa. 2) En los casos de reuniones en lugares de tránsito público y manifestaciones se dará comunicación previa a la autoridad, que sólo podrá prohibirlas cuando existan razones fundadas de alteración del orden público, con peligro para personas o bienes”.

¿Cuáles son las “razones fundadas” en las que se ha basado Ángel Val para prohibir esta concentración en la calle Alfonso I? ¿De qué “peligro para personas o bienes” tiene indicios documentados? ¿Acaso hay alguna sentencia del Tribunal Supremo que inhabilita las vías públicas en las que residen cargos institucionales como posibles escenarios para la celebración de reuniones y manifestaciones? Si Ángel Val prohíbe la concentración que Marea Verde había convocado este sábado en la calle Alfonso porque allí vive la consejera de Educación, ¿por qué autorizó que el pasado día 16 transcurriera por esta misma vía la manifestación sindical de las monitoras de comedores escolares en defensa de un convenio justo?

El subdelegado del Gobierno en Aragón ha actuado en la frontera del delito de prevaricación (sólo una instancia judicial podría determinar en cual de los dos lados), al confundir la posible puesta en peligro de personas o bienes con la simple comodidad de una gobernante ideológicamente cercana, y siempre en detrimento del libre ejercicio de un derecho fundamental como es el de reunión en vía pública.

Lamentablemente, no es la primera ocasión que tenemos que hacernos eco de una actitud similar en una Delegación del Gobierno dirigida por personas del Partido Popular. El pasado 22 de marzo, nuestro editorial “Garantías y suposiciones” denunciábamos la prohibición decretada por la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, para que el 5 de abril de 2012 (día de Jueves Santo, según la tradición cristiana) pudiera celebrarse una manifestación convocada por varias organizaciones laicistas contra los privilegios económicos de los que –a su juicio– disfruta la Iglesia Católica en nuestro país.

Autoritarismo e incompetencia son dos conceptos que, al unirse en una misma acción de gobierno, nos retrotraen a la oscura época del Antiguo Régimen, un sistema que comenzó a morir en Europa hace casi 224 años con la toma de la Bastilla por parte del pueblo francés.

Por ello, si quiere incorporarse al siglo XXI, Dolores Serrat debe retirar inmediatamente esa bochornosa querella penal que ha presentado contra Hugo y contra Rebeca, y revertir todas las medidas de recorte presupuestario adoptadas en el ámbito de la enseñanza pública, simplemente por contar éstas con la oposición de toda la comunidad educativa.

Para el subdelegado del Gobierno en Aragón, este paso de modernización histórica es incluso más sencillo: basta con que lea y aplique literalmente la Constitución Española, un texto legal de 1978 con el que estuvo de acuerdo hasta el mismísimo Manuel Fraga.

 

Tags: , , , , , ,

One Comment to “Incompetentes y autoritarios”

  1. Valentina dice:

    Totalmente de acuerdo