IU–Podemos: cuando el entendimiento se convierte en necesidad

29. mayo 2014 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

El excelente resultado electoral cosechado por IU y por Podemos en las Europeas del pasado domingo está haciendo cundir el pánico entre los halcones del bipartidismo. Especialmente vergonzosas han sido las declaraciones que esta semana ha realizado el ex presidente “socialista” Felipe González, en el sentido de que hay que rechazar “las alternativas bolivarianas influidas por algunas utopías regresivas” en las que “se reparte igual, pero miseria, salvo la nomenclatura, que nunca se queda con la miseria”.

No habiendo quedado claro si, al hablar de “nomenclatura”, el ex presidente se estaba refiriendo al Consejo de Administración de Gas Natural Fenosa, lo que resulta indudable es que González (el gobernante que comenzó a aniquilar los derechos laborales en este país de la mano de los contratos basura y la legalización de las ETT) ha dejado claras sus preferencias. Más que de la Venezuela de Chávez, él es de la Andalucía de Chaves, aquel presidente autonómico que saltó repentinamente a la política nacional cuando el olor a ERE podrido comenzó a invadir la antesala de su despacho presidencial. Incluso, puestos a elegir entre Venezuelas, él se queda con la de su amigo Carlos Andrés Pérez, aquel presidente al que los jueces apartaron de su cargo después de condenarle por malversación de fondos públicos y fraude a la nación.

Pero dejando aparte las declaraciones de este Caballo de Troya infiltrado por los poderes económicos en la izquierda española desde mediados de los setenta, lo cierto es que el electorado progresista de nuestro país ha descubierto, por fin, el trampantojo del bipartidismo. Y también las alternativas al mismo.

Sin embargo, el proceso de regeneración de la vida política, de recuperación de los derechos sociales arrebatados y de lucha contra las crecientes desigualdades sociales, no ha hecho más que empezar. Como muchas voces están reclamando, el siguiente paso consiste en forjar una confluencia política y programática entre IU, Podemos y todas las demás formaciones progresistas que pretendan acabar con un statu quo incapaz de garantizar una vida digna a todos los habitantes del país.

Abandonar apriorismos y prejuicios, depurar actitudes institucionales contrarias a la ética de la izquierda, romper fidelidades perrunas respecto a sindicatos ideológicamente corruptos, o cuestionar la presencia en gobiernos cómplices de políticas antisociales, son algunos de los pasos por los que debe transitar esta gran coalición de la izquierda alternativa.

El pasado domingo, la sociedad comenzó a percibir la diferencia entre quienes están en política para trasladar las propuestas de la ciudadanía a las instituciones, y aquellos que sólo buscan trasladar al BOE las exigencias del capital. A partir de ahora, el reto de IU y de Podemos es crear las condiciones necesarias para poder trasladar al BOE las propuestas de la ciudadanía.

 

Tags: , , ,

Comentarios cerrados