Je suis José Andrés

4. agosto 2015 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Hace menos de un año se conmemoraba el 25º aniversario de la caída del Muro de Berlín, una construcción que simbolizaba la división de Europa, y que fue erigida por un gobierno totalitario y carente de toda capacidad para comprender el mundo que le rodeaba.

Hace sólo unos días, un multimillonario norteamericano llamado Donald Trump decía junto a la frontera mexicana que “es necesario construir un muro que separe a los dos países”, porque según este precandidato republicano a la Casa Blanca, los mexicanos “están trayendo drogas, están trayendo delitos, son violadores”.

Trump, igual que Honecker, es incapaz de comprender el mundo que le rodea. De ahí que disfrace su incultura de arrogancia. Donald Trump es incapaz de comprender, por ejemplo, que la extrema riqueza que el capitalismo de casino le ha otorgado, tiene un reverso amargo en otras latitudes; que la desigualdad social y la pobreza generadas por su sistema económico, son caldo de cultivo para la delincuencia denunciada por su iletrada lengua; y que, a pesar de la infinita injusticia social sobre la que cabalgan todos los señores Trump del planeta, la inmensa mayoría de los inmigrantes que tratan de franquear el muro invisible del primer mundo, son personas honestas que sólo buscan mejorar sus vidas y las de sus familiares.

La honestidad es, precisamente, la que ha movido al chef español José Andrés a negarse a trabajar para este multimillonario inculto, racista y xenófobo, que en un perfecto ejercicio de puertas giratorias, está promocionando su candidatura a las primarias del Partido Republicano para las Elecciones Presidenciales de 2016.

La respuesta de Trump ha llegado en forma de demanda civil contra el chef español por importe de 10 millones de euros.

Los tribunales norteamericanos decidirán lo que tengan que decidir, pero en cualquier caso, resulta admirable la actitud de José Andrés, por negarse a que su nombre y su prestigio puedan quedar unidos a la marca de un destripaterrones neoyorquino que pretende utilizar el racismo y la xenofobia como argumentos políticos.

La elevación del nivel cultural de la ciudadanía, y el aislamiento social y político de racistas y xenófobos (en la senda emprendida por José Andrés), son las mejores recetas para extirpar de nuestra sociedad una lacra que está comenzando a enraizar como consecuencia directa de la última crisis del capitalismo.

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados