Justicia o monarquía

4. abril 2013 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

La mayoría de historiadores y analistas coincide a la hora de señalar que la actitud de Juan Carlos I durante la noche del 23–F fue un inmenso acierto que ayudó a consolidar la democracia en nuestro país. Ayer asistimos al contrapunto, un inmenso error en forma de mosqueo real por la imputación de la infanta Cristina, que ayuda a consolidar la desconfianza de la sociedad en las instituciones.

Si la Casa Real se hubiera tragado el sapo con dignidad, buena parte de la ciudadanía hubiese pensado que era cierto aquello que dijo el monarca durante su discurso de Nochebuena de 2011: “afortunadamente vivimos en un Estado de Derecho, y cualquier actuación censurable deberá ser juzgada y sancionada con arreglo a la ley. La justicia es igual para todos”.

Pero anoche no fue así. A través de portavoz interpuesto, la Casa Real manifestaba su “sorpresa” por el cambio de opinión del juez Castro (que el 5 de marzo de 2012 había descartado imputar a la infanta) y su “absoluta conformidad” con la decisión del fiscal Pedro Horrach de recurrir el auto que imputa a Cristina Federica de Borbón y Grecia en el sumario del caso Nóos.

De nada sirve que el juez Castro haya dedicado la mayor parte de su impecable auto a aportar justificaciones jurídicas de las causas que le han llevado a imputar a la infanta ahora y no hace un año. De nada sirve que Cristina de Borbón fuese la única vocal de la Junta Directiva de la “Asociación Instituto Nóos de Investigación Aplicada” que hasta ahora no había sido imputada en el sumario. De nada sirven los múltiples indicios de culpabilidad que la instrucción del sumario ha ido aportando durante los últimos meses. De nada sirve tampoco que la justicia sea “igual para todos”, como dijo el rey de España hace menos de dos años.

Lo que hizo ayer la Casa Real fue interponerse groseramente en una investigación judicial abierta, denostando al juez que imputa y alabando al fiscal que recurre la imputación. Con ello, Zarzuela da a entender que la ley no se debe aplicar a todos de igual manera, abriendo un dilema conceptual entre justicia y monarquía, en el que ésta última tiene todas las de perder.

 

Tags: , , , , , , , ,

Comentarios cerrados