La crisis de la desigualdad

28. febrero 2014 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Los números demuestran que después de la crisis inmobiliario–financiera y del austericidio que la Unión Europea está impulsando para salir de ella, ha llegado a nuestro país la crisis de la desigualdad social. Basta contemplar el gráfico que refleja la distribución de rentas entre trabajadores y empresarios para constatar que el equilibrio alcanzado hasta 2008 se rompe a favor de éstos últimos con el estallido de la crisis.

A partir de ese momento, se produce un claro retroceso en las rentas percibidas por los asalariados, y una progresiva recuperación de las rentas del capital a partir de 2010 (año en el que Rodríguez Zapatero dobla las rodillas ante las recetas neoliberales de Bruselas), que alcanzan su máximo histórico en 2013, con un total de 458.089 millones de euros.

Las consecuencias de este progresivo desequilibrio son devastadoras tanto desde el punto de vista económico (reducción de la capacidad de consumo por parte de la mayoría de las familias), como desde el punto de vista social (disminución del bienestar en la mayor parte de los hogares).

La situación es bien conocida por los organismos oficiales. El Consejo Económico y Social decía en su Informe 03/2013 titulado “Distribución de la renta en España: desigualdad, cambios estructurales y ciclos” (publicado en mayo de 2013) que “la renta del 20 por 100 de la población con mayores ingresos en España habría pasado de ser 5,3 veces superior a la renta del 20 por 100 de la población con ingresos más bajos en 2007, a ser 6,8 veces superior en 2011. Se trata de un incremento de 1,5 puntos porcentuales en apenas tres años, el mayor y más pronunciado en los últimos años, lo que sitúa a España a la cabeza de la desigualdad en la UE”.

En ese mismo informe se señala también que “aunque el crecimiento de los salarios reales por debajo de la productividad es una tendencia compartida por las economías desarrolladas, que a su vez explica que la pérdida de peso de la remuneración de los asalariados en la economía sea una dinámica general, la singularidad del caso español radica en que crecer por debajo de la productividad ha implicado tasas de aumento de los salarios reales muy bajas o negativas, inferiores en todo caso a las registradas en otras áreas económicas”.

Cuando los portavoces del régimen de Rajoy anuncian machaconamente que “estamos saliendo de la crisis, gracias al esfuerzo de todos los españoles”, mienten por partida doble, ya que ni estamos saliendo de la crisis (es imposible hacerlo con semejante merma en el consumo interno), ni todas las clases sociales están haciendo esfuerzos (ya que mientras unos ven reducidos sus salarios, sus pensiones y sus posibilidades de encontrar un puesto de trabajo), otros perciben las mayores remuneraciones de la historia por sus inversiones empresariales.

Cosa distinta es que el PP, como partido representante de la derecha española, esté practicando una opción de clase a favor de los grandes empresarios y en contra de los trabajadores. De hecho, esto es precisamente lo que indican las estadísticas y los informes oficiales.

 

Tags: , , , , , ,

One Comment to “La crisis de la desigualdad”

  1. Ecora dice:

    Esto no acabará hasta que pongamos un límite a la desigualdad. Es necesario iniciar el debate sobre la limitación de la riqueza que acapara con indiferencia los recursos que necesita la sociedad en su conjunto, y que manipula el poder político a su favor.
    Recogida de FIRMAS: http://www.change.org/es/peticiones/miembros-del-nuevo-parlamento-europeo-promuevan-una-consulta-para-limitar-los-patrimonios-personales-hasta-un-mill%C3%B3n-de-d%C3%B3lares