La cuadratura del círculo

26. agosto 2011 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

banda_seccion_editorial

PSOE y PP formaron anoche una pinza perfecta a la hora de pactar el nuevo contenido constitucional que limitará el déficit público desde nuestra Carta Magna. Ambos partidos se apresuraron en dejar claro que la medida no perjudicará el Estado del Bienestar del que disfrutan los habitantes de este país, al menos, los que todavía no han agotado su prestación por desempleo.

 

Quedan en este momento dos incógnitas por resolver. La primera es si esta nueva vuelta de tuerca contra la ciudadanía será la que por fin genere la “confianza” de los inversores nacionales y extranjeros, de cara a la creación masiva de empleo en España. Al parecer, la reforma laboral, la reforma de las pensiones, y los draconianos recortes en el gasto público, no han sido suficientes argumentos para los especuladores sin fronteras.

 

La segunda es saber cómo van a cumplir socialistas y populares su promesa de que la reducción del déficit público no afectará negativamente al Estado del Bienestar español. El sentido común indica que la única forma de conseguirlo es incrementar los impuestos directos a las rentas más altas, a fin de sufragar aquellos servicios públicos que, como la sanidad, la educación, los transportes, o la radiotelevisión pública, necesitan ser deficitarios para ser de calidad.

 

Los neoliberales argumentan que un aumento de la presión fiscal sobre las grandes fortunas influiría negativamente en el volumen de inversiones que recalarían en nuestro país, aunque el manifiesto conjunto de las 16 personas  más ricas de Francia (en el que piden que les suban los impuestos para garantizar una redistribución de la riqueza que haga viable el sistema) echa por tierra esta teoría.

 

En cualquier caso, da la impresión de que socialistas y populares han intentado conseguir la cuadratura del círculo con argumentos vacíos y proclamas demagógicas. El tiempo dirá si el pueblo soberano se cree unos y otras.

Tags: , , , , , ,

Comentarios cerrados