La desvergüenza de Rajoy

1. octubre 2015 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

El presidente del Gobierno ofreció ayer una nueva muestra de desvergüenza cuando afirmó en sede parlamentaria que desde la última reforma del mercado de trabajo “hay menos conflictos laborales que nunca”. Como respuesta a una pregunta formulada por el diputado de IU Cayo Lara, Mariano Rajoy explicó que tras la aprobación de la reforma laboral de 2012 se ha reducido el número de huelgas, el número de ERE y el número de demandas judiciales de temática laboral.

El triunfalismo neoliberal de Rajoy tiene que ver con los principios que informan la reforma laboral aprobada por su Gobierno. El primero de ellos dice que “si no hay derechos que ejercer, no hay derechos que reclamar”; el segundo consiste en que “el empresario siempre tiene la razón”; y el tercero y más importante: “aumentando la precariedad, conseguiremos reducir la esperanza de los trabajadores en una vida laboral digna, a la par que incrementamos los beneficios empresariales”.

La excusa oficial para institucionalizar la desigualdad social en el BOE, era que tras la aprobación de esta reforma laboral, la economía española ganaría en competitividad (vía salarios bajos) y sería capaz de atraer inversiones extranjeras (altamente especulativas). Pero ni siquiera en este despropósito de modelo económico están teniendo éxito los Moncloa Boys, tal como demuestran la alta tasa de desempleo que sigue sufriendo la economía española, y su tendencia claramente deflacionista.

Bien al contrario, el aparente respiro que parece estar viviendo la microeconomía se debe, sobre todo, al mayor gasto público de las Administraciones, gracias a la emisión de una deuda pública que es comprada por el propio Gobierno con el dinero de la hucha de las pensiones. Un trampantojo diseñado para engañar a la ciudadanía de cara a las Elecciones Generales, pero que no tiene mucho más recorrido después de su celebración.

La economía española sigue gripada, y el incremento de la precariedad laboral no ha hecho más que agravar la situación. Mientras tanto, los beneficios empresariales crecen. Como decíamos en este mismo espacio el pasado 2 de septiembre, “desde el tercer trimestre de 2008 (considerado como inicio de la crisis económica global) hasta el segundo de 2015, la remuneración de los asalariados en España se ha reducido en 5.823 millones de euros, pasando de 136.550 a 130.727. Durante ese mismo periodo, y gracias a las reformas antisociales puestas en marcha por los dos últimos gobiernos de España, los beneficios empresariales han aumentado en 4.311 millones de euros, pasando de 115.533 a 119.844”.

Tags: , , , , , , ,

Comentarios cerrados