La dictadura de los ineptos

15. febrero 2017 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Si la altura de una democracia se midiera por la talla intelectual de sus gobernantes, España se encontraría en el grupo de las dictaduras bananeras. La ineptitud generalizada de la clase política es una de las siete plagas que asolan nuestro país, junto con la desigualdad social, la xenofobia, la corrupción, el inmovilismo, la precariedad laboral y la chabacanería mediática.

El 24 de junio de 2009, pocos meses después del nacimiento de CRÓNICA DE ARAGÓN, publicamos un editorial que tenía por título “Los trileros de la economía”. En él afirmábamos que Miguel Ángel Fernández Ordóñez (por aquel entonces gobernador del Banco de España y titular del acrónimo MAFO) y Jean-Claude Trichet (en aquel momento, presidente del Banco Central Europeo), acababan de demostrar que “el día que se enseñaba Economía en su Facultad, ellos se encontraban apalancados en el bar más cercano al campus echando unas birritas”.

Y es que el día anterior, el dúo tragicómico MAFO y Trichet habían dicho que, para hacer frente a la crisis, había que abaratar el despido en España. Y lo decían cuando la crisis ya había llegado sin que ellos la intuyeran, y cuando en nuestro país ya se estaba despidiendo a miles de trabajadores y trabajadoras cada día.

Hace casi ocho años ya denunciamos que lo que en realidad pretendían estas dos marionetas neoliberales era “transformar el viejo continente en un territorio pobre, con salarios, pensiones y prestaciones sociales tercermundistas” para competir mejor con “las economías emergentes de los países en desarrollo, donde las dictaduras gobernantes garantizan mano de obra barata y dócil”.

El tiempo nos ha dado la razón, y la Audiencia Nacional está a punto de quitársela a MAFO. Una economía sólida no se construye abaratando los salarios, sino vigilando los excesos de las grandes corporaciones empresariales y financieras. Hace dos días, la Audiencia Nacional llamaba a declarar como investigados (antes “imputados”) a Fernández Ordóñez y a otros directivos del Banco de España, por su presunta negligencia respecto al proceso de constitución y salida a Bolsa de Bankia.

El sentido común indica que si MAFO se hubiera dedicado a supervisar la actividad del sector bancario español (que era para lo que los contribuyentes le abonaban su abultado salario), en lugar de andar por ahí pidiendo el abaratamiento de los salarios y de los despidos, la clase trabajadora de este país se hubiera ahorrado muchos sufrimientos. Un consuelo que este inepto formara parte del autoproclamado Partido Socialista Obrero Español.

Ahora sólo quedan unos cuantos miles de ineptos por empapelar, antes de que podamos hablar de regeneración democrática en España.

 

Tags: , , , , , , , , , , , ,

Comentarios cerrados