La dimisión de Willy Meyer y otros contratiempos

26. junio 2014 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Willy Meyer dimitía ayer como portavoz de IU en el Parlamento Europeo y como responsable de Política Internacional de su organización, después de que Infolibre.es desvelara este martes su participación y la de otros eurodiputados en un fondo privado de pensiones cofinanciado por la Eurocámara y gestionado por una sociedad de inversión de capital variable (sicav) radicada en Luxemburgo.

Algunos sostendrán que Meyer no debería haber dimitido ayer, puesto que su actuación se ajusta perfectamente a la ley vigente. Y tienen parte de razón. Willy Meyer no debería haber dimitido ayer; debería haberlo hecho el mismo día en el que se le pasó por la cabeza la idea de suscribir un fondo privado de pensiones. Resulta del todo incomprensible que alguien que forma parte de la dirección de una organización política defensora del sistema público de pensiones, acabe participando de la filosofía de aquellos que pretenden privatizarlo para obtener de él un beneficio empresarial.

El tema de la sicav, por ser legal, resulta casi anecdótico en este caso. Como dirigente de IU, Meyer debería haber tomado ejemplo de aquel maestro cordobés, de nombre Julio Anguita, que después de tres legislaturas como diputado nacional, renunció a la sustanciosa jubilación a la que tenía derecho como tal, recibiendo únicamente la pensión que le correspondía como profesor de enseñanza secundaria.

Dicho esto, cabe señalar que la dimisión de Meyer le honra como persona y como político, y refuerza la credibilidad de la organización a la que pertenece, sobre todo, si tenemos en cuenta que tiene como causa unos hechos absolutamente legales, por muy discutibles que resulten desde el punto de vista ético.

Una situación muy diferente a otros dos contratiempos que se conocieron también a lo largo del día de ayer: la tardía dimisión de la ex ministra Magdalena Álvarez como vicepresidenta del Banco Europeo de Inversiones tras su imputación en el caso de los ERE, y la definitiva imputación de la infanta Cristina al cierre de la instrucción del sumario Nóos.

Para terminar de establecer diferencias entre personas y entre formaciones políticas, sólo queda ahora por saber cuál será la actitud de los otros 64 eurodiputados españoles que participaron desde el año 2004 de ese fondo privado de pensiones cofinanciado por el Parlamento Europeo y gestionado por una sicav de Luxemburgo. Entre ellos figuran personas muy conocidas como (por orden alfabético) Miguel Arias Cañete, Jaime Mayor Oreja, Cristóbal Montoro, Elena Valenciano o Alejo Vidal–Quadras.

 

Tags: , , ,

Comentarios cerrados