La Europa de la pobreza

5. noviembre 2014 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Uno de cada cuatro habitantes de la Unión Europea está en riesgo de sufrir pobreza o exclusión social, y este riesgo es más probable en los países del sur que en los del centro y el norte de la UE. Con estos datos, publicados ayer por Eurostat, es fácil concluir que hasta este momento, la Unión Europea ha fracasado en su doble tarea de mejorar el bienestar de sus habitantes, y de equiparar la pujanza económica de sus territorios.

La desigualdad social y la pobreza cabalgan a sus anchas por los campos de una Europa gobernada por quienes todavía proclaman el dogma neoliberal de que, a mayor libertad de mercado, mayor prosperidad para el conjunto de la población.

Sin embargo, los datos estadísticos reflejan que en 2013 todos los países del sur de la UE mantienen niveles de riesgo de pobreza o exclusión social superiores al 24%, y que desde el inicio de la crisis estos niveles han aumentado en todos ellos, con la excepción de Rumanía, que ha retrocedido 3,8 puntos aunque desde una altísima tasa del 44,2% en 2008.

Por el contrario, todos los países del centro y el norte de la UE mantienen la tasa de riesgo de pobreza por debajo del 21%, excepto las empobrecidas repúblicas bálticas, Polonia, Hungría y el Reino Unido. Especialmente llamativos son estos dos últimos casos, donde las políticas ultraliberales del primer ministro húngaro Viktor Orbán y de su homólogo David Cameron, han conducido a un incremento de 5,3 y 1,6 puntos, respetivamente, en el porcentaje de población amenazada por la pobreza.

Por mucho que la propaganda oficialista indique lo contrario, la globalización neoliberal es esencialmente incompatible con el modelo de bienestar practicado en Europa durante la segunda mitad del siglo XX. La carrera por incrementar los beneficios empresariales a costa de competir a la baja con las condiciones laborales existentes en los paraísos laborales de la semiesclavitud, está haciendo saltar por los aires todos los equilibrios socioeconómicos que durante décadas hicieron de Europa occidental una región próspera.

Por lo tanto, o se invierten las actuales políticas económicas neoliberales para dar lugar a modelos sostenibles a largo plazo, o la UE se irá convirtiendo en una región cada vez más inhabitable, donde los gobiernos autoritarios y los estallidos sociales pasarán a formar parte de la vida cotidiana de sus habitantes. Justo lo contrario de la meta a la que apuntan los propósitos fundacionales de la Unión Europea.

 

Tags: , , ,

Comentarios cerrados