La perspicacia del ministro Wert

8. febrero 2013 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

El otrora simpático tertuliano José Ignacio Wert demostró ayer la razón por la cual fue nombrado ministro de Educación en el Ejecutivo que preside Mariano Rajoy: su perspicacia. Wert afirmó ayer en rueda de prensa que las movilizaciones que los estudiantes de secundaria han realizado esta semana contra el proyecto de Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) eran realmente una protesta política contra el Gobierno del Partido Popular.

Por el momento, se desconoce si Wert ha sido capaz de llegar él solito a esta conclusión, o si por el contrario ha necesitado de los servicios externos de algún sherpa intelectual que le ayude a encontrar el sendero de la sabiduría.

Evidentemente, la huelga de estudiantes de secundaria y las manifestaciones que esta semana han realizado contra la LOMCE forman parte de una movilización política, dirigida contra una medida gubernamental política, que además está basada en la ideología neoliberal de quienes hoy forman parte del Gobierno de España ¿O acaso supeditar los contenidos de todos los ciclos formativos a las necesidades laborales de los empresarios no es una opción ideológica?

Por ello, Wert no se hubiera equivocado si hubiese dicho que la movilización de los estudiantes, además de “política” era también “ideológica”; tan “ideológica”, al menos, como su LOMCE.

Lo que realmente preocupa es el “apoliticismo” que el Partido Popular pretende irradiar a toda la sociedad, seguramente con la intención de fomentar una perversa asociación de ideas: “gestión = bueno”, “política = malo”. Una estrategia política que tiene como precedente inmediato el supuesto apoliticismo del régimen de Franco, y que no debería tener cabida en el marco de una democracia avanzada como la que supuestamente existe en España.

Al fin y al cabo, todo es política cuando se vive en sociedad, porque las personas que componen esa sociedad “tienen el derecho a participar en los asuntos públicos, directamente o por medio de representantes”, tal como establece el artículo 23 de la Constitución Española.

Y es que el ser humano no es más que aquel Zóon Politikon (animal político) que proclamó Aristóteles hace más de 2.300 años; algo que los futuros estudiantes de secundaria no llegarán a conocer porque la LOMCE del ministro Wert elimina la mayor parte de los estudios de filosofía ¿Para qué necesita una multinacional automovilística que sus directivos y trabajadores sepan lo que dijo Aristóteles? ¿No, ministro?

 

Tags: , , , , , ,

Comentarios cerrados