La plutocracia española

14. diciembre 2012 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

La Real Academia define “plutocracia” como “preponderancia de los ricos en el gobierno del Estado” o como “predominio de la clase más rica de un país”. Desde este punto de vista, no sería exagerado afirmar que aquella democracia que renació en España hace poco más de 34 años, se ha ido transformando progresivamente en una plutocracia que, no solo está empobreciendo objetivamente al país, sino que está robando las esperanzas vitales de varias generaciones de españoles.

Desde aquel fatídico 12 de mayo de 2010 en el que Rodríguez Zapatero se arrodilló ante el dios Mercado, hasta nuestros días (mayoría absoluta del Partido Popular mediante), el proceso de regresión democrática se ha acelerado hasta el punto de que el actual régimen de Rajoy ya ha agredido con el BOE a todas las personas físicas y jurídicas de este país, excepto a las grandes empresas, a la Iglesia católica y a las familias más adineradas. Médicos, jueces, abogados, maestros, enfermeros, fiscales, alumnos, discapacitados, desempleados, funcionarios, trabajadores, policías, bomberos, oenegés, periodistas y un largo etcétera de colectivos sociales y profesionales ya mostrado en la calle su rechazo hacia un gobierno que sólo legisla a favor de los más ricos.

Uno de los ejemplos lo encontramos en el precio de los carburantes, que según los datos de la Comisión Nacional de Energía, han aumentado casi un 40% durante el periodo 2009–2012, como consecuencia –fundamentalmente– del fenómeno de “cohetes y plumas” denunciado el pasado mes de julio por la Comisión Nacional de la Competencia.

Así pues, poner coto institucional a este abuso perpetrado por las compañías petroleras/distribuidoras que se parapetan en nuestro país tras un oligopolio que sólo satisface los intereses de sus accionistas, parece una misión imposible para el ministro José Manuel Soria y para el Gobierno al que pertenece.

Sin embargo, el régimen de Rajoy no tiene ningún inconveniente en establecer por vía de urgencia una rebaja en las indemnizaciones por despido, una merma en las prestaciones por dependencia, un repago de prestaciones sanitarias o una actualización de las pensiones que contradice el principio constitucional de suficiencia económica de los ciudadanos durante la tercera edad.

Aunque lo realmente preocupante es que, si hoy hubiera elecciones generales, alrededor de un 30% de los votantes elegirían “plutocracia”. Si tenemos en cuenta que de ningún modo hay un 30% de plutócratas en este país, cabe la siguiente pregunta: ¿qué le ha pasado a aquel pueblo español que un día luchó por la democracia hasta conseguirla?

 

Tags: , , , , ,

Comentarios cerrados