La revolución bolivariana sigue adelante

8. octubre 2012 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Avances y retrocesos, aunque siempre dentro de la senda del progreso social. Esa es la evolución de la Humanidad a lo largo de los siglos. Desde esa perspectiva, si bien la Dictadura de los Mercados que impera en casi todo el mundo supone un evidente retroceso respecto a las conquistas sociales alcanzadas a lo largo de todo el siglo XX, la incontestable victoria electoral que ayer obtuvo Hugo Chávez en Venezuela supone un avance para esa aplastante mayoría de seres humanos que pretenden (que pretendemos) que la economía esté al servicio de las personas, y no al revés.

En su discurso de felicitación al ganador, el candidato derrotado Henrique Capriles dio la clave que debe marcar la gestión de Hugo Chávez para el periodo 2013–2019: “trabajar por todos los venezolanos”. Efectivamente, el mandato del reelegido presidente debe seguir basándose en la necesidad de extender el ejercicio práctico de todos los Derechos Humanos (vida, integridad personal, seguridad jurídica, opinión, manifestación, seguridad social, salud, educación, vivienda, alimentación, trabajo, etc.) a todo el pueblo venezolano, y no sólo a esa pequeña minoría que hasta 1999 se veía favorecida por los privilegios que los anteriores presidentes dispensaban a la oligarquía venezolana y a sus aliados financieros y comerciales del exterior.

Existe el peligro de que los poderes oscuros que no han podido derrotar a Hugo Chávez en las urnas, intenten hacerlo por la fuerza, algo que ya ocurrió antes en países como España (1936), Brasil (1964), Chile (1973), Argentina (1976), Honduras (2009), Ecuador (2010), o la propia Venezuela (2002).

Sin embargo, cabe recordar a quien lo intente que el pueblo venezolano se ha pronunciado reiteradamente durante los últimos 14 años a favor de un modelo económico que, reconociendo la propiedad privada, sitúe a la voluntad popular y a los gobernantes que la representan muy por encima de los espurios intereses económicos de los grandes paquetes de capital internacionales. Quien sea demócrata, que respete esta decisión; quien no la respete, que deje de llamarse demócrata.

 

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados