La subasta de la luz y otras vergüenzas del sistema

8. enero 2014 | Por | Categoria: Editorial, Opinión

Atónitos dejó ayer a todos el informe de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) en el que se aseguraba que en la última subasta de electricidad (anulada por el Gobierno de España a instancias de este mismo organismo) no había concurrido ninguna “burda manipulación” (como aseguró en su momento el ministro Soria), sino una serie de “circunstancias atípicas” que impidieron que la subasta “se desarrollara en un entorno de suficiente presión competitiva”.

La descalificación técnica de las temerarias y populistas palabras del ministro de Industria, Energía y Turismo, deberían conducir a su dimisión en cualquier país civilizado, pero todos sabemos que la clase política española es especialmente reacia a esta figura institucional.

De lo que no cabe duda es de que el estrambótico affaire de la 25ª subasta de la CESUR ha dejado al descubierto las vergüenzas de un “libre mercado” que, al parecer, sólo se aplica en el caso de que sus resultados no supongan una alarma social como la surgida tras el anuncio de la subida de un 11% en el precio del recibo de la luz.

La CNMC considera como circunstancia atípica que “la evolución de los mercados pone de manifiesto que desde el día 2 al 19 de diciembre los precios en el mercado mayorista spot registraron niveles que no se habían producido desde el año 2002 con un incremento entre el 60 y el 70% respecto a la semana anterior, cuyo precio se situaba en el entorno de los 50 €/MWh”. Pues bien, desde el punto de vista netamente liberal, cabría preguntar: “¿Y…?” Se supone que el llamado “libre mercado”, considerado como la mano invisible que regula de forma natural las relaciones económicas entre las personas y los Estados, consiste precisamente en subidas y bajadas del “precio de mercado”, en función de diversas circunstancias como la oferta, la demanda, la producción, los costes, o los caprichos de los especuladores.

Algunos de estos últimos estaban presentes en la 25ª subasta de CESUR, dejando la puerta abierta a otra pregunta: ¿qué papel juegan determinados agentes financieros internacionales y grupos de inversión de todo el planeta cuando pujan con las compañías eléctricas españolas y extranjeras por los precios de la electricidad que tendrán que pagar los habitantes de este país en sus recibos?

De hecho, tras una incomprensible jerga plagada de expresiones como “volumen calificado agregado”, “volumen subastado”, “ratio de elegibilidad”, “tramos inferiores al tramo ciego” o “contrato Q1–14”, a los usuarios sólo les queda maldecir a cada uno de los jugadores que participan en este Monopoly energético, y preguntarse a continuación: “Y esto, ¿por cuánto nos va a salir?”.

La chapuza de la anulación gubernamental de una subasta donde no ha concurrido ninguna “burda manipulación”, sino sólo “circunstancias atípicas” normales dentro de la anormalidad del mercado, demuestra una vez más que los suministros y servicios necesarios para garantizar los derechos y el bienestar básico de la ciudadanía, no pueden ser objeto de negocio ni mucho menos desarrollarse al albur de las reglas de un mercado condicionado por los intereses de los grandes grupos inversores nacionales e internacionales.

 

Tags: , , , , , ,

One Comment to “La subasta de la luz y otras vergüenzas del sistema”

  1. PedroC dice:

    Para entender el sistema eléctrico (incluidas subida y subasta eléctrica),

    es necesario conocer la lista de políticos en eléctricas:

    http://www.slideshare.net/fullscreen/Asamblea_Logrono/politica-energia15m/1